Anunciantes

Hertz se declara en bancarrota en Estados Unidos

El coronavirus da la puntilla a Hertz, que se declara en quiebra en EE.UU.

Hertz anunció el pasado viernes por la noche que se declaraba en bancarrota como consecuencia del severo impacto del COVID-19 en su negocio.

hertzHace apenas una semana la crisis del coronavirus se cobraba una importante víctima allende los mares, la veterana cadena de grandes almacenes JCPenney. Y ahora le asesta el puñal a una compañía no menos legendaria: la compañía estadounidense de alquiler de vehículos Hertz.

La empresa, fundada en 1918, anunció el pasado viernes por la noche que se declaraba en bancarrota como consecuencia del impacto del COVID-19 en su negocio y después de no haber podido alcanzar un acuerdo con sus principales acreedores.

Hertz ha decidido acogerse a la protección del Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos para varias de sus filiales en tierras estadounidenses y en Canadá.

Así y todo, Hertz dice contar aún con 1.000 millones de dólares de liquidez para seguir adelante con sus operaciones.

La compañía se ha visto abocada a la quiebra después de que el pasado viernes venciese la ampliación del plazo que le otorgaron en su días la entidades acreedoras para alcanzar un acuerdo en torno a la reestructuración de la deuda.

Hertz, cuya sede está en Florida, alega que la bancarrota echa raíces en el "repentino y dramático impacto" que ha tenido el coronavirus en la demanda de alquiler de vehículos, lo cual ha se ha traducido en una abrupta merma de sus ingresos.

La declaración de quiebra afecta solo a la filiales de Hertz en Estados Unidos y Canadá

"La reorganización financiera proporcionará a Hertz un camino hacia una estructura financiera más sólida que mejore la posición de la compañía de cara al futuro a medida que navega en lo que podría ser un viaje prolongado hacia la recuperación económica global", apunta la multinacional estadounidense.

La declaración de suspensión de pagos de Hertz atañe única y exclusivamente a sus filiales en Estados Unidos y Canadá, por lo que no ven afectadas por la quiebra sus operaciones en regiones como Europa, Australia o Nueva Zelanda.

Además, las franquicias estadounidenses y canadienses de Hertz quedan excluidas asimismo de la declaración de bancarrota, por lo que seguirán operando con normalidad.

"Con la gravedad del impacto del COVID-19 en nuestro negocio y la incertidumbre de cuándo se recuperará el turismo y la economía, necesitamos tomar medidas adicionales para capear una recuperación potencialmente prolongada", subraya Paul Stone, presidente y CEO de Hertz.

Da acuerdo con Stone, la declaración de suspensión de pagos no hará sino proteger el negocio y permitirá a la compañía seguir adelante con sus operaciones, mientras gana tiempo para pertrecharse de una base financiera sólida de cara al futuro y superar la crisis del coronavirus.

El pasado mes de abril Hertz anunció el despido de alrededor de 10.000 empleados en Norteamérica como consecuencia de la pandemia del COVID-19.

Durante el primer trimestre de 2020 Hertz registró una pérdidas netas atribuidas de 356 millones de dólares, más del doble del dinero que se le fue por el desagüe durante el mismo periodo del año anterior (135,8 millones de euros).

Te recomendamos

EVO Banco

A3Media

LIONS LIVE

Podcast

Compartir