Anunciantes

En tiempos de coronavirus las marcas deben ser más fuertes que nunca

El coronavirus, un "gimnasio" para las marcas ávidas de sacar músculo

Aproximadamente la mitad de los consumidores a escala global desea que la marcas se involucren de manera activa en la lucha contra la pandemia del coronavirus.

corona

Autor de la imagen: Luis Taracena

Una oportunidad y una amenaza simultáneamente. Así de paradójica es la naturaleza que habita en las entrañas del coronavirus (al menos en lo que toca a su impacto en las marcas).

Según un reciente estudio global de McCann Truth Central, aproximadamente la mitad de los consumidores desea que la marcas se involucren de manera activa en la lucha contra la pandemia (fabricando si así es necesario, mascarillas, respiradores y otro equipamiento sanitario). Además, la inmensa mayoría de los consumidores cree las empresas deberían trabajar codo con codo con las autoridades gubernamentales a fin de parar los pies al COVID-19.

Y no solo eso. Uno de cada tres consumidores reclama a los todopoderosos CEOs que hagan sacrificios en nombre de sus empleados (en Reino Unido y en Estados Unidos esta proporción aumenta hasta llegar al 54% y al 48% respectivamente).

Del informe de McCann Truth Central se infiere que levantar los cimientos de marcas fuertes no ha sido probablemente jamás tan importante como lo es ahora. No en vano, el 13% de los consumidores confiesa haberse arrojado en los brazos de marcas blancas en los últimas semanas con el último objetivo de ahorrar (en particular en China y en Latinoamérica).

Así y todo, el consumidor no tiene prurito alguno en premiar a la marcas que, en vista de la crisis del coronavirus, han decidido enarbolar la bandera de creatividad y la innovación. Uno de cada cinco consumidores reconoce haberse sentido inspirado por la arrolladora creatividad de las marcas en tiempos de coronavirus.

Conviene hacer notar, por otra parte, que el mundo se enfrenta no solo a una lucha sin cuartel contra un virus extraordinariamente contagioso sino también a una cruenta batalla contra la desinformación. Tres de cada diez consumidores admiten que no saben con exactitud en qué informaciones pueden depositar o no su confianza (en Francia esta proporción pega un brinco hasta llegar al 47%).

El consumidor reclama a las marcas (que deben ser más robustas que nunca en los tiempos que corren) que le ayuden a poner coto a la desinformación

Los bulos han terminado echando raíces tan profundas e insidiosas en los hábitos del consumidor que una de cada cinco personas confiesa haber dejado de leer las noticias con el ánimo de poner coto a su malestar.

En un nuevo contexto que parece terreno abonado para las "fake news" los consumidores reclaman responsabilidad a las marcas. Y el 38% considera que éstas deberían ayudar a la gente a vislumbrar la verdad en medio del caos.

Las fuentes que a ojos del consumidor resultan más confiables para informarse sobre el devenir de la pandemia son los medios de comunicación mainstream (45%). Sin embargo, el nivel de confianza que el consumidor arroga a los medios a la hora de informar sobre el COVID-19 cambia ostensiblemente de un país a otro. En Estados Unidos, Italia y Francia la fuente en la que el consumidor deposita mayor nivel de confianza es su servicio local de salud o su médico de cabecera, mientras que en Alemania la fuente de información más creíble y fidedigna resulta ser el propio Gobierno. Y en China una tercera parte de la gente considera que la información más veraz es aquella que brota de las propias marcas.

Solapada al coronavirus hay también una gran incertidumbre económica. Y en consonancia el 56% de los consumidores no oculta su preocupación por el nefasto impacto del coronavirus en la economía. Cuatro semanas antes este porcentaje era algo menor: del 48%.

La preocupación por las consecuencias económicas de la pandemia es particularmente lacerante en Estados Unidos (66%), Reino Unido (64%) y Francia (62%).

Una de cada tres personas augura además que perderá su trabajo como consecuencia de la crisis, si bien esta proporción se dispara hasta el 58% y el 50% en Japón y en China respectivamente.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir