líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Anuncianteslanzan la nueva guia de comunicacion del futuro llamada the global pr & communication model 2021

Corporate Excellence y Global Alliance lanzan la guía de la comunicación del futuro

"The Global PR & Communication Model 2021": La guía que definirá el futuro de la comunicación en 2021

Corporate Excellence lanza junto a Global Alliance la bautizada como "The Global PR & Communication Model 2021", una nueva hoja de ruta que define el futuro de la comunicación y la gestión de intangibles para ayudar a las organizaciones y profesionales a conseguir los aspectos más relevantes para operar en el mundo post COVID-19

guia de comunicacion

«The Global PR and Communication Model 2021» ha llegado al mercado como una nueva hoja de ruta que define el futuro de la comunicación y la gestión de intangibles. El documento ha nacido en colaboración con Global Alliance for Public Relations and Communication y Coporate Excellence – Centre Reputation Leadership.

El modelo cuenta con una estructura de cinco pilares estratégicos o «Building Blocks» que generan y protegen la generación de valor en el mundo actual:

– Propósito corporativo

– Marca y cultura corporativa

– Reputación y riesgos reputacionales

– Comunicación estratégica

– Sistemas de inteligencia y medición de activos intangibles

Estos cinco pilares son los que permitirán a las organizaciones lograr diferenciación, engagement, recomendación auténtica, confianza y la legitimidad social que necesitan para mantener su licencia para operar. Además, la investigación desvela que la definición y activación del propósito corporativo es una pieza fundamental para garantizar la excelencia en la gestión de los intangibles estratégicos, siendo un factor determinante que impacta en todos los pilares del modelo.

Según los datos, casi el 100% de los profesionales aseguran que impulsar el propósito corporativo es clave, mientras que el 83% confirma que su organización ya lo ha definido. Aun así, solo la mitad de ellos han activado e implementado esta herramienta. Esto demuestra también que la probabilidad de que el responsable de PR y Comunicación participe en las decisiones estratégicas y forme parte del comité directivo, sería mejor si lidera el proceso de definición e implementación del propósito, además de si el método seleccionado para su construcción ha sido participativo y no sigue metodologías clásicas.

La investigación también observa que cuando el responsable de PR y Comunicación no lidera el proceso de definición e implementación del propósito y cuando el método que prevalece es el tradicional, la probabilidad de que el profesional sea incorporado como miembro de comités directivos cae hasta un 50%. Así y en términos generales, cabe destacar que la evaluación de la gestión de la marca en las organizaciones es puntuada con un 5 sobre 7. En el caso de la cultura es bastante parecido, mientras que la reputación cae ligeramente. En cuanto a la comunicación, tiene la puntuación más alta.

Asia y Estados Unidos lideran los datos en cualquier pilar. Ambos países revelan que el área que más trabajo necesita es el de la reputación corporativa. Y los datos han salido de una encuesta realizada a 1.400 profesionales de 46 países en 5 regiones de todo el mundo. Además, la diversidad de funciones que se engloban bajo el área de PR y Comunicación es amplia, aunque es la gestión de la reputación, el riesgo reputacional y la cultura corporativa las funciones que determinan la presencia o no en el C-Suite.

Otro punto a tener en cuenta es la sostenibilidad, una de las características más demandadas en la actualidad. El negocio responsable crece en importancia y se cita entre los grandes retos a los que se enfrentan las organizaciones. El mundo está en periodo de transformación debido al crecimiento de los intangibles en el valor empresarial, tal y como señala Ángel Alloza, CEO de Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership y Academic & Research: «Necesitábamos un nuevo marco de gestión que tomase la reputación y los activos y recursos intangibles como foco principal«. Alloza admite que «el modelo debe entenderse como una guía práctica para ayudar a las organizaciones y profesionales a alcanzar los elementos más relevantes y necesarios para operar en el siglo XXI». Estos son:

1. Lograr una diferenciación duradera

2. Construir una sólida reputación

3. Consolidar la confianza con los grupos de interés, o lo que es lo mismo, ampliar su licencia para operar.

La misión de Global Alliance era crear estándares globales para elevar la profesión y según apunta José Manuel Velasco, Immediate Past Chair Global Alliance y miembro del grupo de trabajo del proyecto, lo están consiguiendo. «El Modelo mira hacia el futuro de nuestra función ofreciendo las claves para situarla en los comités directivos y en los procesos de toma de decisiones«, explicaba Velasco.

LLYC ha sido la compañía que ha participado en el proyecto como «Sponsor Contribution», y su fundador y presidente, José Antonio Llorente, ha comentado: «The Global PR and Communication Model ayuda a los profesionales a navegar en la nueva normalidad con el conocimiento y las herramientas necesarias para gestionar los intangibles de forma eficiente y eficaz, demostrando el rol de los mismos a la generación y protección de valor empresarial».

De esta forma y para concluir cabe destacar que el modelo consolida Los Acuerdos Estocolmo (2010) y el Mandato de Melbourne (2012) e integra los resultados y conclusiones del Global Capability Framework desarrollado por Global Alliance en colaboración con la Universidad británica de Huddersfield. Así el proyecto se ha desarrollado durante los últimos 18 meses a partir de una investigación cualitativa y cuantitativa a través de la investigación y diseño liderado por Corporate Excellence.

40 mensajes con los que el sector felicita la Navidad 2020 a golpe de creatividadAnteriorSigueinteLa "yaya" Mari Carmen protagoniza la nueva campaña de Kaiku y ofrece tips a los anfitriones novatos de estas navidades

Noticias recomendadas