Anunciantes

Las marcas y su rol en la diseminación de las teorías de la conspiración

COVID-19: el consumidor quiere que las marcas paren los "goles" de las teorías de la conspiración

El 70% de los consumidores cree que es extraordinariamente importante que las marcas se posicionen contra las teorías de la conspiración y contra las personas que se encargan de diseminarlas.

coronavirus

Autor de la imagen: soymicroscopio

En torno al coronavirus hay revoloteando un estruendoso enjambre de teorías de la conspiración, muchas de las cuales terminan abriéndose paso en los medios de comunicación. Y su difusión generalizada (y con escasísimos cortapisas) en los medios y sobre todo en la red de redes parece haber hecho morder el anzuelo a un buen número de consumidores. De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por Appinio, aproximadamente una tercera parte de los consumidores cree que hay ciertos "poderes secretos" parapetados detrás de la pandemia del COVID-19.

Las teorías de la conspiración se han apalancado en la sociedad con inusitada fuerza en los tiempos que corren y parecen difíciles de erradicar. Es evidente que los medios no deberían quizás dar pábulo a este tipo de teorías, pero ¿cuál debería ser la posición adoptada por las marcas? El 70% de los consumidores coincide en señalar que los retailers deberían retirar determinados productos de su porfolio si estos están relacionados con personas que dan voz a las teorías de la conspiración sobre el coronavirus.

El consumidor reclama a las marcas que den un paso al frente contra las teorías de la conspiración

En términos generales el 70% de los consumidores sostiene el parecer de que es extraordinariamente importante que las marcas se posicionen contra las teorías de la conspiración y contra las personas que se encargan de diseminarlas.

Sin embargo, si se pone bajo la lupa el propio comportamiento del consumidor, su actitud hacia las teorías de la conspiración es algo más difuso y menos contundente.

El 43% de los consumidores confiesa no tomar sus decisiones de compra en base a si las marcas o los influencers que las promocionan esparcen o no teorías de la conspiración. El 18% tiene en cuenta a tales marcas "algo menos" a la hora de hora de tomar decisiones de compra. Y el 25% de los consumidores compra con mucha menos asiduidad (o directamente nunca) productos y servicios emparentados con quienes apoyan las teorías de la conspiración.

Por otra parte, el 63% de los consumidores considera que las "celebrities" (Miguel Bosé por estos lares, por ejemplo) que defienden las teorías de la conspiración lastiman su propia reputación profesional. Y el 75% cree que son asimismo víctimas colaterales las marcas de quienes son imagen los famosos que procuran soporte a las teorías de la conspiración.

Te recomendamos

EVO Banco

LIVE MD SUMMER

A3Media

Podcast

Compartir