Anunciantes

Cuando las empresas se quedan "desnudas" de personal, el que paga el pato es el cliente

empresasSer eficientes y más ágiles que la competencia es el credo por el que se rigen casi desde el principio de los tiempos las empresas de éxito. ¿El problema? Que la obsesión por ser eficientes que tienen en los tiempos que corren algunas compañías es profundamente nociva para el cliente, el que debería ser (supuestamente) el "rey".

El afán por la eficiencia está llevando a algunas empresas a sacar la tijera y recortar personal (como si no hubiera mañana). El Banco Santander, por ejemplo, ha cerrado sólo entre junio y septiembre de este año 128 oficinas y prevé echar el cierre aún a más sucursales. Otra empresa económicamente fuerte y lastrada (aun así) por la falta de personal es la aerolínea alemana Lufthansa, que redujo este verano el personal a bordo en algunos de sus trayectos. También está recortando personal Iberia, quede desde el año 2013 ha prescindido de 8.000 trabajadores.

En todas partes, e independientemente de su sector de actividad, de boca de las empresas sale siempre la misma queja: que tienen muy poco personal a su disposición.

“Si antaño había claramente un exceso de personal en muchas empresas, ahora lo que hay es una dramática escasez de personal”, explica Rainer Strack, partner de la consultora Boston Consulting Group, en declaraciones a Spiegel. “Y la tendencia no ha hecho más que empezar”, asegura Strack.

Amilanadas por una economía repleta de incertidumbres, muchas empresas han sacado la tijera y han comenzado a recortar personal. Aunque en ocasiones la falta de personal de la adolecen muchas compañías no se debe a los recortes sino a algo mucho más simple (y también más doloroso): la dificultad para encontrar personal.

Que encontrar al personal adecuado para desempeñar un trabajo concreto es a veces como buscar una aguja en un pajar es también una realidad en las empresas de trabajo temporal. "Hoy por hoy no es imposible cubrir todas las vacantes laborales que demandan trabajadores con perfil de especialistas", señala Kerstin Hattar, miembro del consejo directivo de Manpower.

La escasez (no buscada) de personal es también más que palpable en el sector industrial, advierte Gerhard Nowak, consultor de Strategy&.

De cara a los próximos años muchas empresas se fijan ambiciosos objetivos de crecimiento. Se olvidan, sin embargo, de “determinar qué habilidades deberá tener su personal en el futuro para cumplir esos objetivos de crecimiento”, indica, por su parte, Strack. “Los cuellos de botella para cubrir determinados puestos de trabajo serán lamentablemente la norma en el futuro”, afirma.

Las compañías hacen, a juicio de Strack, excesivo hincapié en el capital invertido. Aun así, en el transcurso de los próximos años el éxito empresarial no dependerá tanto del capital invertido como del capital humano, que será cada vez más escaso. “Sólo aquellas empresas que tengan a bordo el personal adecuado, podrán prosperar”, recalca Strack. Al fin y al cabo, el personal es clave para hacer feliz al cliente, que debe ser el fin último de toda compañía.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir