Anunciantes

Cuba, ¿la nueva gallina de los huevos de oro de las marcas estadounidenses?

gallinaJoaquín Bacardi sueña con regresar a su tierra natal. “Algún día Bacardi volverá a estar presente en Cuba. No tengo ninguna duda de ello”, aseguraba el heredero y presidente de la celebérrima marca de ron el pasado mes de noviembre.

Pocas marcas simbolizan mejor que Bacardi la “Guerra Fría” de Estados Unidos y Cuba. Fundada en 1862 en Santiago de Cuba, la famosa destilería de ron fue víctima de la revolución cubana de 1960, tras la cual fue nacionalizada. En vista del hundimiento de su hasta entonces próspero negocio, Bacardi huyó a las Bermudas, donde la marca de ron tiene desde entonces su sede.

Pues bien, parece que el sueño de Joaquín Bacardi podría cumplirse más pronto que tarde. La histórica reapertura de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos ha dibujado una sonrisa de oreja en la longeva marca de ron.

Sin embargo, Bacardi no es la única marca que tiene motivos para sonreír por la distención de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. No en vano, esta distención abre a las empresas estadounidenses la puerta a un mercado de 11,2 millones de consumidores que está a apenas 145 kilómetros de Florida. Un mercado que ha estado cerrado a cal y canto para Estados Unidos desde hace más de medio siglo. Y que continúa todavía cerrado. El bloqueo económico no se ha levantado aún, aunque el Congreso de Estados Unidos iniciará un debate “serio y honesto” para suspenderlo, asegura el presidente estadounidense Barack Obama.

El potencial de Cuba como “paraíso” para las empresas estadounidenses es “considerable, pero no enorme”, asegura Gary Hufbauer, del Instituto Peterseon para la Economía Internacional, en declaraciones al diario USA Today. Hufbauer calcula que las exportaciones estadounidenses a Cuba podrían tener un valor anual de 4.300 millones de dólares, una jugosa cifra que palidece, sin embargo, si se compara con el monto de las exportaciones de Estados Unidos a países como Alemania, que es hasta 10 veces mayor.

Aun así, la alegría, aunque quizás demasiado anticipada, es grande en estos momentos en Estados Unidos, tanto que ha contagiado incluso a los republicanos, habitualmente muy críticos con el ejecutivo de Barack Obama.

Pese a que muchos creen que las propias leyes estadounidenses seguirán siendo una importante “piedra” en el camino para las empresas que quieran invertir en Cuba, lo cierto es que muchas compañías se han aferrado como a un clavo ardiendo al rayo de esperanza que supone la reapertura de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

“Estamos muy animados”, señala, por ejemplo, el gigante automovilístico General Motors. “Cuba necesita todo la producimos en Estados Unidos”, indica, por su parte, Bill Lane, de la compañía especializada en maquinaria agraria Caterpillar, en declaraciones a The Wall Street Journal.

Estos son los sectores a los que más alegrías puede reportar el eventual levantamiento del bloqueo económico de Estados Unidos sobre Cuba:

– Agricultura: Los agricultores estadounidenses lo tendrán mucho más fácil en el futuro para exportar sus cosechas a Cuba. Especialmente suculentas podrían ser las exportaciones de arroz. No en vano, en Cuba el consumo de arroz en cinco veces más elevado que en Estados Unidos.

– Telecomunicaciones: Las medidas que prevé poner en marcha el Congreso de Estados Unidos facilitarán el acceso de los cubanos a la red de redes. Y muchas empresas estadounidenses están ya que no caben en sí gozo ante el gigantesco negocio que podrían tener muy pronto en sus manos.

– Turismo: Estados Unidos prevé ampliar del número de licencias que se conceden a estadounidenses que quieren viajar a Cuba. El gigante de los cruceros Carnival ve “magníficas oportunidades” en esta medida. Del mismo parecer es también la cadena hotelera Hilton.

– Refrescos: Tanto Coca-Cola como Pepsi están encantadas con la reapertura de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba. “Estamos muy contentos de poder añadir Cuba a nuestro contingente”, apunta Pepsi. Hay que recordar que Cuba es a día de hoy el único país del mundo junto a Corea del Norte en el que es imposible comprar Coca-Cola.

¿Y qué hay de los legendarios puros cubanos? A partir de ahora los americanos que visiten Cuba podrá llevarse unos cuantos puros cubanos consigo, pero sólo para consumo privado, no para su reventa.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir