líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Shackleton presenta Data Pro Quo, la máquina vending en la que solo se paga con datos

AnunciantesUna persona utilizando la máquina vending Data Pro Quo

Shackleton lanza una innovadora máquina vending

Shackleton presenta Data Pro Quo, la máquina vending en la que solo se paga con datos

Pilar Ruiz de Gauna

Escrito por Pilar Ruiz de Gauna

El usuario escoge el producto que desea, pero en este caso la máquina no tiene ni ranura para efectivo ni TPV, sino una pantalla con preguntas sencillas.

Shackleton presenta Data Pro Quo

Shackleton ha presentado Data Pro Quo, la primera máquina vending en la que solo se puede pagar con datos. Con este producto, los consumidores podrán comprar un smoothie con su email, un snack respondiendo a dos preguntas y hasta unos altavoces completando un cuestionario.

La innovadora máquina, que llega en un contexto en el que los expertos describen a los datos como la nueva moneda, ha sido concebida para entornos B2B y muestra cuestionarios dinámicos que cambian en tiempo real según lo que responda cada usuario.

Para este lanzamiento, Shackleton ha colaborado con el equipo de Innovación de Accenture Interactive, así como con el Taller Kenai para la construcción de las máquinas y Evoca Group, compañía multinacional líder en el sector de máquinas vending.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí.

Tal y como señala Pablo Alzugaray, CEO de Shackleton, «está bien hablar de innovación y del valor de los datos, pero Data Pro Quo es, una vez más, comunicar con hechos».

Cómo funciona Data Pro Quo

El usuario escoge el producto que desea, pero en este caso la máquina no tiene una ranura para insertar efectivo ni TPV para pagar con tarjeta, sino una pantalla en la que aparecerán una serie de preguntas sencillas.

La interfaz se ha diseñado para brindar una experiencia de usuario fluida. Además de su email, la primera secuencia de respuestas incluye el rol profesional del usuario. En función de si es CEO, CMO, CIO, CTO o CFO, entre otros, responderá a preguntas diferentes: desde elegir los tres principales retos que enfrentará en los próximos meses hasta revelar en qué medida cree que su compañía los afrontará con la ayuda de terceros.

Data Pro Quo dispone de 55 productos (32 alimentos y bebidas y 13 referencias de papelería de diseño y 10 items de electrónica) distribuidos en tres categorías (A, B y C) que se corresponden con los tres grupos de preguntas.

Los desafíos técnicos de Data Pro Quo

Desde la compañía apuntan a dos retos principales que ha conllevado el desarrollo de este producto. En primer lugar, el planteamiento de toda la interfaz de comunicación con el usuario a través de la pantalla táctil, con el sistema de preguntas y respuestas y la valoración de las mismas. En este sentido, la máquina cuenta con un servidor interno que posibilita no solo almacenar la data obtenida, sino personalizar las preguntas, renovar el catálogo de productos y permitir una operativa flexible en cualquier contexto. Para este interfaz front han trabajado con estándares abiertos y una base de datos gestionada por un CMS para poder personalizar los contenidos sin necesidad de programación. Todo ello, con una capa de comunicación HTTP que envía las órdenes al elemento de control que se describe más adelante, explican desde Shackleton.

En segundo lugar, destaca el reto de «hackear» la máquina, es decir, tomar el control externo de la electrónica y la mecánica para hacerla trabajar bajo unas premisas para la que no ha sido fabricada. Para ello han echado mano de procesos de ingeniería inversa, simulando la introducción de datos a través de un circuito hardware externo, el teclado matricial de la máquina recibe las instrucciones del precio logrado con las respuestas y el producto al que se quiere acceder, operando con la máquina de vending como si de una persona introduciendo datos en el teclado alfanumérico se tratase. Han aislado eléctricamente el circuito «hacker» de la placa base de la máquina a través de optoacopladores para evitar bucles de masa y errores en la comunicación entre los dos elementos.

Además, recalcan, todos los datos gestionados en la aplicación quedan alojados de forma segura y con acceso restringido en el servidor.

«La experiencia es el nuevo campo de juego en el que se necesita diseño y creatividad, pero también estrategia de negocio, tecnología y datos. El uso de estos últimos en la toma de decisiones es fundamental. Por ello, hay que ir hacia un modelo cada vez más inteligente, tanto de operaciones como de procesos», asegura Carmen López Muñoz, Managing Director de Accenture Interactive.

Ficha técnica:

Equipo de Cuentas: Annette Barriola, Triana Sobrino
Dirección creativa: Antonio Herrero
Equipo Creativo Marketing Directo: Pablo De Castro, Roberto Albares
Producción Audiovisual: Manuela Zamora, Cristina Cortizas, Paloma Martín
Edición y postproducción: Nacho Rengifo
Realizador: Paco Carpio
Equipo de Producción Digital: Lucía García, Patricia Torregrosa
Producción gráfica: Timoteo Martín
Equipo RR.SS. y PR: Annette Barriola, Triana Sobrino, Eva Calo
Data: Luis Crespo
Equipo de Innovación de Accenture Interactive: Juan Antonio Casado, Alberto Rodríguez Cañibano, Juan Carlos Barrado
Sonido: Iberian

 

Accenture Interactive nombrada agencia digital más grande del mundo por sexto año consecutivoAnteriorSigueinteSmurfit Kappa, primera compañía de embalajes de cartón en anunciar el objetivo de cero emisiones netas

Contenido patrocinado