Anunciantes

¿Cuál es el futuro de una Cataluña independiente?

Los datos, fugas y planes de contingencia retratan el frágil tejido empresarial en Cataluña

La situación se complica en Cataluña. El Gobierno ha aprobado este viernes 6 de octubre en el Consejo de Ministros un decreto ley para facilitar a las empresas el traslado de sus sedes sociales sin que requiera de la aprobación de la junta general de accionistas.

Hablamos de una modificación de la disposición de la Ley de Sociedades de Capital (2015) tal y como recogen en Europa Press. De acuerdo a esta ley y a menos que su disposición sea contraria a los estatutos se contempla que: "el órgano de administración será competente para cambiar el domicilio social dentro del territorio nacional".

Es precisamente el problema de los estatutos lo que el Consejo de Ministros quiere eliminar. Y es que con la supresión de este punto se facilita el cambio del domicilio social solo con el visto bueno del consejo de administración sin necesidad de la aprobación por parte de los accionistas.

Estamos ante una decisión que facilitaría la salida de las empresas de Cataluña ante la inestabilidad política, económica y social que se vive tras la celebración del referéndum ilegal.

Durante la rueda de prensa del Consejo de Ministros Luis de Guindos, ministro de Economía ha culpado directamente de la situación a la “política irresponsable” de la Generalitat de Cataluña. “Esto no es culpa de las empresas”, declaraba.

Desde el Ejecutivo han asegurado que van a "favorecer todo lo que permite la prosperidad económica en Cataluña", con el objetivo de que las compañías “puedan crecer y generar empleo”. Estamos ante una decisión que ha contado con el respaldo del PSOE y Ciudadanos.

Íñigo Méndez de Vigo, ministro portavoz del Ejecutivo ha dejado claro el Gobierno ha tomado esta decisión “a petición de muchas empresas”, para “solventar cualquier dificultad que pudieran tener en el futuro”.

La escalada de tensión entre el Gobierno de Mariano Rajoy y la Generalitat de Cataluña no cesa ante la posibilidad de que Carles Puigdemont declare la independencia unilateral en cualquier momento.

Un escenario que dejaría a Cataluña en una situación bastante complicada no sólo de cara a España sino también a Europa. Un futurible marco que muchas empresas quieren evitar a toda costa para proteger los intereses de sus clientes, accionistas y empleados.

Oryzon o Banco Sabadell, las primeras en dejar Cataluña

La empresa biotecnológica Oryzon ha sido una de las primeras en anticiparse a los movimientos independentistas. Dos días después de la celebración del referéndum ilegal la compañía anunciaba el cambio de su sede desde Cornellá de Llobregat (Barcelona) a Madrid.

Una decisión que se ha traducido en un crecimiento de su valor en Bolsa del 12%.

Unos pasos que ha seguido Banco Sabadell. La entidad presidida por Josep Oliu convocaba el pasado jueves 5 de octubre una reunión extraordinaria de su consejo de administración para tratar el posible cambio de su sede social.

Finalmente, la entidad ha decidido trasladar su sede de Sabadell (Barcelona) a Alicante donde cuenta con un centro operativo procedente de la antigua CAM. Un movimiento que se produce más de un siglo después de su fundación y que resulta imperativo ante la inestabilidad generada como demuestra la caída de su valor en Bolsa un 14,65% en la última semana.

En los últimos días se ha conocido además el cambio de domicilio de Eurona a Madrid (desligan los motivos independentistas como causantes), el cambio a Zaragoza de Proclinic Expert o el cambio de domicilio social a Madrid de Dogi International Fabrics.

No nos olvidamos de la marcha el pasado mes de agosto de Naturhouse tras considerar que seguridad jurídica que ofrece Cataluña era “negativa”.

Banco Mediolanum y la cooperativa Arquia también han decidido cambiar sus sedes ante los problemas e incertidumbre que se viven en Cataluña. En el caso de la entidad italiana ha escogido Valencia como destino de su sede mientras que la antigua Caja de Arquitectos se traslada a la capital de España.

CaixaBank también ha anunciado que tomará las medidas necesarias para proteger sus intereses y os de sus clientes. Fuentes cercanas a la entidad aseguran que se acogerá al decreto urgente que previsiblemente aprobará el Gobierno para cambiar su sede social de Cataluña a Palma de Mallorca.

La última gran empresa en sumarse a la lista de las que "abandonan" Cataluña es Gas Natural. La compañía ha aprobado el cambio de su sede social desde Barcelona a Madrid debido a la inestabilidad política y social que se vive en Cataluña. Así lo ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras convocar un consejo de administración extraordinario (viernes 6 de octubre).

Los planes de contingencia de las empresas

La declaración unilateral de independencia de Cataluña únicamente aumentaría la tensión social, política y económica tanto en la región como en el resto del país. Un escenario en el que los riesgos para las empresas radicadas en Cataluña son crecientes y que ha encendido todas las alarmas entre sus socios y clientes.

Una fotografía a la que se suma el temor de los inversores ante una posible Cataluña independiente que vería como se encarece su financiación. Un problema que ahuyentaría a los inversores. Tenemos que sumar además la inseguridad jurídica que desaparecería de forma inmediata una vez se declarase la independencia unilateral.

Ante esta situación vamos a hacer un recopilatorio de las empresas que están planteándose abandonar Cataluña ante la creciente escalada de la tensión e inseguridad en términos económicos, sociales, políticos, económicos y jurídicos.

 

 

1. Abertis

Mucho se ha rumoreado en los últimos días sobre el posible cambio de sede de la empresa líder en la gestión de autopistas. A pesar de que fuentes cercanas al grupo de infraestructuras han asegurado que están barajando la posibilidad, su presiden Salvador Alemany ha asegurado en EFE que el cambio de sede “no está ahora sobre la mesa”.

Desde este medio nos hemos puesto en contacto con Abertis declinando hacer cualquier tipo de comentario al respecto.

2. Catalana Occidente

El Grupo Catalana Occidente ha enviado un comunicado interno a sus empleados en el que deja claro que adoptará las medidas necesarias con el objetivo de que su actividad no pueda verse comprometida.

"Vamos a estar muy atentos a todos los acontecimientos y en función de cómo se desenvuelvan los hechos, tomaremos de forma ágil las decisiones que sean oportunas, para preservar los intereses de nuestros clientes, trabajadores, mediadores y accionistas", ha explicado su presidente, José María Serra Farré.

Unas declaraciones que dejan abierta la puerta a un posible cambio de sede (actualmente ubicada en Sant Cugat) ante la posible declaración unilateral de independencia.

3. Zurich

Desde la aseguradora suiza cuya sede radica en Barcelona no han dudado en declarar que tomarán las medidas que consideren oportunas ya que su prioridad son sus “clientes, distribuidores y empleados”.

Así lo han comunicado a sus trabajadores como parte de su plan de contingencia interno en el que se plantean varios escenarios posibles.

4. Freixenet

En declaraciones concedidas a Radio Nacional la compañía ha afirmado de forma rotunda que, en caso de que se declare la independencia unilateral de Cataluña, Freixenet se marcharía.

"No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré. Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas de Cataluña, lo que causará un daño gravísimo, una verdadera catástrofe", explicaba su presidente, José Luis Bonet.

5. Seat

El fabricante de vehículos podría trasladar su sede ubicada en Martorell (Barcelona) a Madrid. Este sería el resultado en caso de la aprobación unilateral de independencia. La compañía cuenta con un plan de contingencia elaborado para dar los primeros pasos ante dicho escenario.

Desde la empresa y según recogen en ABC, no confirman ni desmienten la posibilidad y remiten a las palabras de su presidente, Luca de Meo. Este aseguraba recientemente que Seat se “adaptaría a las condiciones» del mercado ante el caso de una eventual declaración de independencia de Cataluña”.

6. Lidl

"Tomaremos las medidas necesarias para garantizar el desarrollo de nuestro negocio en Cataluña y España, respetando el marco legal que quede establecido", informaba a través de un comunicado.

La fuga de empresas no cesa

A estas posibles fugas se suman los nombres de empresas como Bayer, Volkswagen o Siemens. De acuerdo a lo publicado por el diario alemán Der Spiegel todas ellas abandonarían Cataluña en caso de que Carles Puigdemont continuase con su desafío secesionista y declarase la independencia unilateral.

Desde hace algunos meses otras empresas ya han mostrado de forma muy clara cuál sería su reacción ante el cumplimiento de las promesas independentistas. Alberto Palatchi, presidente de Pronovias declaraba que “sería difícilmente viable” que la firma continuase presente e una Cataluña independiente.

En los últimos años el desafío soberanista ha ido creciendo y empresas como Grupo Planeta nunca han dudado en mostrar públicamente su posición. “Si Cataluña se independiza el Grupo Planeta se tendrá que ir”. Así de tajante se mostraba en 2015 su presidente, José Manuel Lara.

¿Qué hay detrás de los planes de contingencia?

Mucho se ha hablado a lo largo de estas líneas sobre los “planes de contingencia”. Se trata de una serie de medidas contempladas por las empresas con el objetivo de garantizar la seguridad de sus intereses, bienestar y seguridad jurídica en un Estado de Derecho ante los posibles cambios que pudiesen efectuarse en el mismo.

En el caso de una declaración unilateral de independencia de Cataluña, a todas luces ilegal, las compañías y sus marcas podrían encontrarse con un escenario en el que su salida tanto de España como de la Unión Europea pondrían en riesgo no sólo sus negocios sino también sus legitimidades.

Y es que estas quedarían a expensas de las decisiones que adoptase desde el momento de la declaración de independencia el Govern, así como las exigencias del Gobierno de España que en ningún caso habría reconocido esta independencia unilateral.

La situación que atraviesa Cataluña podría tener consecuencias nefastas para su tejido empresarial. Basta con recoger los datos aportados hace unos días por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Este manifestaba que el 40% de las exportaciones de Cataluña tiene como destino otras comunidades autónomas. Más del 40% restante se exporta a los países de la Unión Europea. En caso de una declaración unilateral de independencia hablaríamos de unos aranceles sobre los productos catalanes que se traducirían en un incremento del precio del 15%.

¿Cuál es la reacción de la Generalitat?

“No va a haber una huida de empresas”. Así de tajante y seguro respondía el pasado jueves 5 de octubre en laSexta Oriol Junqueras, vicepresident del Govern y conseller de Economía de la Generalitat.

“Ya veremos. Vaticinios de este tipo se han hecho otras veces y de momento no han sucedido nunca”.

Sobre las empresas como Oryzon que han asegurado que su cambio de sede social de Cataluña a otras regiones de España Junqueras deja claro que el proceso independentista no ha tenido nada que ver.

De sus palabras se desprende que estamos “en una economía abierta y global”. “No analizamos la realidad como si estuviéramos en el siglo XVIII, porque el mundo no es así afortunadamente”.

Cerraba sus declaraciones indicando que Cataluña está “en récords históricos de inversión extranjera directa” o bien “de exportaciones”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir