Anunciantes

Que las marcas se posicionen políticamente es un arma de doble filo

¿Deben las marcas coger el toro de la política por los cuernos? Depende, todo depende

El 31,4% de los consumidores cree que las marcas deberían hacer público su posicionamiento político. Pero el 58,6% considera que las empresas deberían ser neutrales en la arena de la política.

políticaEn la industria publicitaria se ha debatido en los últimos tiempos hasta la extenuación sobre la necesidad (rayana el suicidio, según algunos) de que las marcas se posicionen políticamente. Pero, ¿qué opina el consumidor al respecto? Según un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por JP KOM y Civey, el 31,4% de los consumidores exige a las marcas que hagan público su posicionamiento político.

Entre las personas con edades comprendidas entre los 18 y los 49 años, el porcentaje escala hasta el 34%. Más aún pega el estirón esta proporción cuando los estudiantes entran en la ecuación. El 53,2% de quienes aún estudian cree que las marcas deberían mostrar sus cartas en lo que la política se refiere.

No todos los consumidores consideran, no obstante, que las empresas estén obligadas a mojarse políticamente. El 58,6% opina que las marcas deberían ser neutrales en el plano político. Y uno de cada diez consumidores se muestra indeciso a la hora de propugnar el posicionamiento político de las marcas.

Cuando a los consumidores se les pregunta si comprarían con más frecuencia productos de una empresa que sostiene una posición política con la que están en sintonía, las respuestas están divididas entre el sí y el no. El 39,4% responde que sí y el 42% contesta, por el contrario, con un no.

Hay, no obstante, notables diferencias entre grupos de edad a la hora de relacionar el consumo de determinadas marcas con su parecer político. El 49,3% de los consumidores de entre 30 y 39 años sí se rascaría el bolsillo con más frecuencia adquiriendo productos y servicios de marcas con un posicionamiento político similar al propio.

En el lado opuesto están las personas mayores de 65 años. El 47,8% de los consumidores de este grupo de edad afirma que el signo político de las empresas no tiene influencia alguna en sus decisiones de compra.

Si nos detenemos en la disposición del consumidor a hacer boicot a aquellas compañías con posicionamientos políticos contrarios, el informe arroja resultados tan sorprendentes como preocupantes. El 67,3% de los consumidores dice haber boicoteado en alguna ocasión a una marca por razones de tipo político. Y el 28,5% nunca se ha parapetado tras el boicot para infligir daño deliberadamente a una compañía dueña de pareceres políticos contrarios.

Las personas de entre 30 y 49 años son, por otra parte, las más predispuestas a dejar comprar productos de una empresa por motivos de naturaleza política. El 72,6% de los consumidores de este grupo de edad no tiene prurito alguno en hacer boicot a las marcas.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir