líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así se origina y así se pone punto y final al boicot a las marcas

Descifrando el jeroglífico del boicot a las marcas: cómo empieza y cómo acaba este fenómeno

En España el 81% de los consumidores se declaran dispuestos a dejar de hacer boicot a las marcas si se emprenden determinadas acciones, mientras que el 12% asegura de manera tajante que jamás volverá a comprar los productos y los servicios de la marca boicoteada.

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

En los tumultuosos tiempos que corren la alargada sombra del boicot se proyecta eventualmente sobre prácticamente todas las marcas, a las que cualquier traspié (por nimio que sea) puede costarles la desafección del consumidor. Durante los últimos meses marcas como Starbucks han sido confrontadas, sin ir más lejos, con acciones de boicot por parte de sus clientes como consecuencia de su supuesto apoyo a la ofensiva militar que Israel está perpetrando actualmente en Gaza.

Sin embargo, en algunos mercados el consumidor está más presto que en otros a condenar al ostracismo a las marcas. De acuerdo con un reciente estudio internacional emprendido por YouGov en 17 países diferentes, Emiratos Árabes Unidos (88%), Indonesia (86%), Hong Kong (85%), Australia (85%), Canadá (84%), Dinamarca (83%) y Reino Unido (82%) son los mercados donde existe una mayor proporción de consumidores dispuestos a hacer boicot a las marcas.

Menor es, por el contrario, la inclinación del consumidor a sumarse a campañas de boicot contra las marcas en Polonia (73%), Estados Unidos (74%), México (75%), Alemania (75%) y España (76%). En nuestro país, por ejemplo, el 20% de los consumidores declara que nunca haría boicot a una marca.

Riesgos para la salud y prácticas poco éticas, los principales desencadenantes del boicot a las marcas

Si nos detenemos en las principales razones que propician que el consumidor tome la determinación de sumarse a una campaña de boicot contra una marca en particular, que los productos de la marca en cuestión constituyan un riesgo para la salud y la compañía incurra en prácticas poco éticas son los principales motivos parapetados tras el boicot en España. Influyen asimismo en el boicot del consumidor motivaciones como los daños que entraña para el medio ambiente la marca en cuestión, sus relaciones con determinados países y la abrupta subida del precio de sus productos.

En España solo el 37% de los consumidores están dispuestos a hacer boicot a las marcas por razones geopolíticas, o lo es que es lo mismo, por el hecho de estas hagan negocios con países que están en el ojo del huracán por toda una miríada de motivos (agresión militar, terrorismo o violación de los derechos humanos). Sin embargo, esta proporción escala hasta el 53% en Indonesia, hasta el 52% en Dinamarca, hasta el 49% en Suecia y hasta el 47% en Reino Unido.

Está claro que hay muchos consumidores dispuestos a dar la espalda a las marcas (y que hay también un buen número de razones para ellos), pero ¿hasta qué punto está inclinado el consumidor a revertir su decisión?

En España el 81% de los consumidores se declaran dispuestos a dejar de hacer boicot a las marcas si se emprenden determinadas acciones, mientras que el 12% asegura de manera tajante que jamás volverá a comprar los productos y los servicios de la marca boicoteada. Solo en Francia (14%) y Estados Unidos (13%) resulta más elevada que en España la proporción de consumidores decididos a mantener de manera irrevocable el boicot al que condenan las marcas.

De los datos puestos sobre la mesa por el informe de YouGov se colige que muchos consumidores están dispuestos a dejar de hacer boicot a las marcas cuando se dan determinadas circunstancias. En España en particular el 59% de los consumidores abandonaría el boicot a una marca si esta trazara un plan para resolver el problema que ha dado el origen al boicot. Y una proporción similar, el 57%, dejaría de boicotear a una marca si esta hiciera públicos los resultados derivados de sus acciones para solventar el problema que ha propiciado el boicot. En cambio, solo el 25% revertiría su decisión si la marca boicoteada emitiera una disculpa pública y una proporción aún más pequeña, el 18%, abandonaría el boicot si una entidad externa (el Gobierno, una ONG o una ley) penalizara a la compañía por sus acciones.

En otros mercados (Singapur, India, Emiratos Árabes Unidos, Australia e Indonesia) basta, no obstante, que la marca afectada por el boicot entone públicamente el "mea culpa" para que el más del 40% de los consumidores se plantee dejar de boicotear a esa empresa.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

El equipo de Lucía de la Puerta y Carla Flila, Pride Warrios, se convierte en el ganador del Creathlon Vichy CatalánAnteriorSigueinte"Queremos que el consumidor entienda que Oatly es una marca que ayuda al planeta", I. Díez (Oatly)

Contenido patrocinado