líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Anunciantes

El consumidor ya no es tan exigente como hace unas semanas con las marcas

Desescalada: las marcas se caen poco a poco del pedestal a ojos del consumidor

Entre los consumidores decae el ánimo de exigir un fuerte compromiso social a las marcas. Este valor ha caído en las últimas semanas del 49% al 45%.

desescalada

Autor de la imagen: Shahul Hameed

A medida que avanza la desescalada y se hacen más laxas las restricciones impuestas en su día por el coronavirus cambian también gradualmente las demandas que el consumidor formula a las marcas, que son ahora en términos generales menos exigentes que hace unas semanas. Así se desprende al menos de un reciente estudio llevado a cabo en Alemania por Mediaplus.

Si a principios de abril el 62% de los consumidores coincidía en señalar que las marcas grandes y conocidas deberían agasajar con ofertas de naturaleza local a sus clientes, la proporción es actualmente de apenas el 57%.

Entre los consumidores decae asimismo el ánimo de exigir un fuerte compromiso social a las marcas. Este valor ha caído en las últimas semanas del 49% al 45%

Y en esta misma línea a día de hoy solo el 37% de los consumidores reclama a las marca más y mejores servicios deslocalizados y huérfanos de una localización en particular para ser ofertados. Hace unas semanas este porcentaje se disparaba hasta el 41%.

En las últimas semanas se observa asimismo un declive en la confianza que el consumidor tiene a bien depositar en las marcas. A principios de abril el 36% de los consumidor decía confiar más en las marcas sólidas y tradicionales en tiempos de crisis. Ahora esta proporción se derrumba hasta el 32%.

El consumidor se muestra algo menos exigente con las marcas, pero no quiere tampoco que éstas bajen la guardia

En la actualidad apenas el 31% de los consumidores se apoya en las marcas como vehículo para generar más confianza y cercanía. Hace seis semanas la proporción era sustancialmente más elevada y se disparaba hasta el 36%.

Aun así, y aunque el consumidor ha rebajado en la últimas semanas las exigencias planteadas a las marcas, tampoco las ha exonerado completamente de ellas. No en vano, el 61% de los consumidores cree que las marcas deberían responder más adecuadamente a las necesidades del consumidor.

Por otra parte, el precio (74%) y la calidad (82%) siguen siendo muy relevantes a ojos del consumidor, si bien ambos valores han mermado respectivamente un punto porcentual con respecto a hace unas semanas.

Ávido de reencontrarse con la normalidad, el consumidor no se muestra tan presto como antes a la hora de arrojarse en los brazos de la publicidad emparentada temáticamente con el coronavirus. El apoyo a este tipo de publicidad ha caído del 19% al 12% en la última semana.

Con la relajación de las restricciones el apego del consumidor a la red de redes para adquirir productos de primera necesidad tiende también a desplomarse. Y la inmensa mayoría de los consumidores se decanta por las tiendas físicas de toda la vida para comprar alimentos, dulces, cerveza y refrescos.

El avance de la desescalada es también inversamente proporcional al consumo de medios por parte del consumidor (que es bastante menos intenso que antes). Así y todo, el consumo de entretenimiento a través de la televisión, de servicios de vídeo en streaming y de gaming se mantiene aún en cotas elevadas.

Se prohíben las rebajas en tiendas físicas con el fin de evitar aglomeracionesAnteriorSigueinte¿Es un goloso confeso? Buscará alternativas más saludables al azúcar tras ver esta brutal campaña

Noticias recomendadas