Anunciantes

Entramos en las cocinas de Burger King para conocer los secretos del Whopper

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

En la era de la transparencia, los consumidores exigen cada vez más a las marcas conocer todos y cada uno de sus procesos si quieren ganarse su confianza. Una tarea que han emprendido numerosas empresas en los últimos años, sobre todo aquellas a las que la mala fama les ha perseguido durante mucho tiempo.

En este sentido, las cadenas de comida rápida que han estado en el ojo del huracán por la cantidad de mitos que se han generado en torno a ellas. Pero, ¿acaso es rápido sinónimo de mala calidad?

Para Burger King la respuesta es negativa y no hay más que ver sus sorprendentes resultados para darse cuenta de que calidad, rapidez y eficiencia son perfectamente compatibles.

40 años de historia de innovación y cliente

En el año 1975 la compañía desembarcó en España, convirtiéndolo en el primer país europeo que podía disfrutar de la sabrosa carne a la parrilla (sí, parrilla), que los consumidores siguen degustando hoy en día en los más de 700 restaurantes que la marca tiene repartidos por toda la geografía nacional.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Con una media anual de 50 restaurantes de nueva apertura, Burger King no ha dejado de innovar tanto en su oferta de productos como en sus servicios para seguir liderando el mercado.

Una estrategia que, según Bianca Shen, directora de marketing de Burger King Iberia, tiene uno de sus pilares en la escucha activa de los consumidores a través del social media, un canal imprescindible para la marca.

Así, Instagram se ha convertido en una plataforma que combina creatividad y user generated content de una manera original y divertida, convirtiendo a los consumidores y, por supuesto, a sus hamburguesas en los auténticos protagonistas.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

La tecnología se ha integrado en sus establecimientos y en sus canales digitales a partes iguales, tanto a través de pantallas de pedidos que agilizan la espera de los clientes en los restaurantes, como en su app que pone al alcance de un clic todo el surtido de productos de la marca.

Pero, sin duda, el trampolín que ha consolidado a Burger King en el mercado español ha sido la puesta en marcha de su servicio delivery, que se realiza de manera interna y cuyo éxito se refleja en los más de 4 millones de pedidos entregados el pasado año.

delivery

Junto a ello, los establecimientos han adquirido lo que la propia compañía denomina como un nuevo “look and feel” a través de un diseño en el que gana presencia los materiales que recuerdan a madera, brasas y parrilla, es decir, a la más pura esencia de la marca y de un mobiliario para todos los gustos que combina sillas y mesas altas y bajas con rincones más relajados. Todo para que la experiencia del cliente sea, tal y como afirma su claim publicitario, “a su manera”.

No obstante, a pesar de estos esfuerzos, la cadena ha sido objeto de numerosas críticas, al igual que sus competidoras. La calidad de la carne o la higiene de sus locales han sido cuestionados durante mucho tiempo.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Es por ello que la cadena ha querido abrir sus puertas de par en par y llevarnos literalmente hasta la cocina, simplemente, porque no tienen “nada que esconder”, asegura Shen.

Higiene y seguridad alimentaria

Hasta que la hamburguesa llega a nuestras manos, el proceso que existe detrás de la barra de Burger King es del todo preciso. Nada más entrar en las entrañas de las cocinas de la compañía llaman la atención la pulcritud con la que se trabaja.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

La jornada de un trabajador comienza poniéndose su uniforme que, por cierto, no sale nunca del vestidor del restaurante tras lo que el lavado de manos es innegociable.

Nueve pasos memorizados por los empleados, descritos en un recordatorio plastificado y que incluyen jabón, agua caliente a una temperatura que ronda los 60 grados centígrados, un cepillo para las uñas que se mantiene en un líquido antiséptico y se coloca siempre boca arriba y, para finalizar, un gel antibacteriano.

Un proceso cuya importancia recalca una y otra vez, Olga Mesa, directora de excelencia operacional y entrenamiento de Burger King, para garantizar que ni un solo germen llegue a los alimentos.

Tampoco las joyas o relojes están permitidos en las cocinas de Burger King, que se limpian cada 4 horas, y el cabello siempre recogido.

Los productos frescos llegan cada día a los establecimientos para ser lavados, cortados y servidos de manera artesanal por sus empleados.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Garantizar la calidad de la materia prima es otra de las prioridades de Burger King y, para ello, sus máquinas se encargan, no solo de avisar cuando se acaban los productos, sino también cuando han “caducado”, en cuyo caso se desechan.

Y es que, aunque un alimento cocinado pueda aparentar estar en perfecto estado, recuerda la jefa de operaciones, “puede no ser seguro a nivel alimentario”.

No obstante, también destaca que una buena planificación hace que los desperdicios alimentarios se reduzcan al mínimo.

La parrilla, la reina de la cocina

Por su parte, el cocinado es, quizá, el gran secreto del sabor de sus hamburguesas. ¿Cómo consiguen que el aroma y el gusto de sus Whoppers recuerde al de la carne a la parrilla?

Sencillamente porque la parrilla existe y, por cierto, es la reina de la cocina.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Un artilugio capaz de dorar al punto y sacar todo el jugo a la tierna carne vacuna gracias a su llama y que es responsable de esas marcas tan típicas del Whopper como reales.

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Y si antes hablábamos del protagonismo de los consumidores en Burger King y de la seguridad alimentaria, la marca, en un intento por dar cabida a todos los consumidores, tiene especial cuidado en el trato de sus productos separando y utilizando diferentes utensilios para servir aquellos que puedan causar problemas alérgicos.

También los celíacos están de suerte y es que ahora pueden disfrutar de una hamburguesa con un pan sin gluten digno de ovación por su ternura (damos fe de ello).

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Pero ni Burger King ni sus Whopper serían posibles si no existieran los que, con sus manos y dedicación, ponen al alcance de los consumidores todo el sabor de la marca: los empleados.

Cuidar el capital humano resulta imprescindible para un buen resultado tanto a nivel de servicio de cara a los clientes, como a nivel de negocio.

Es por ello que la compañía contribuye a la comodidad y productividad de sus empleados con una distribución en sus cocinas y mostradores en las que ninguno de ellos deba “dar más de 2 pasos” para coger lo que necesitan.

Todo ello junto a recipientes, mesas y túnel de entrega calientes para mantener la temperatura adecuada de los productos hacen que los pedidos lleguen a la boca de los consumidores en las mejores condiciones.

La receta del “Whopper de oro”

Si se ha preguntado alguna vez qué convierte el Whopper en la joya de la corona de la marca, la respuesta son sus ingredientes. ¿Quiere conocer el verdadero secreto del Whopper más perfecto, del Whopper de oro?

Desmitificando las cocinas de Burger King: sí, la parrilla es real

Le desvelamos los pasos y trucos de calidad que diferencian una hamburguesa de un auténticoWhopper:

1. El pan, caramelizado, no tostado

2. Untar 21 gramos de mayonesa sobre la parte superior del bollo

3. Añadir 21 gramos de lechuga sobre la mayonesa

4. Posar dos rodajas de tomate (nunca montadas una encima de la otra)

5. En la parte inferior del pan, posar la carne recién hecha

6. 4 pepinillos encima de la hamburguesa

7. 3 espirales de kétchup, de fuera hacia dentro

8. Cerrar la hamburguesa

9. Disfrutar de la Whopper de oro

Desde que pisó nuestro país por primera vez hace cuatro décadas, más de 232 millones de Whoppers han salido de las cocinas de Burger King para deleitar la vista, el olfato y, sobre todo, el paladar de varias generaciones de españoles demostrando que es, indiscutiblemente, el rey de la parrilla.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir