líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El Dieselgate tiene segunda parte: Mitsubishi admite el trucaje de 625.000 vehículos

mitsubishiçCuando creíamos que el escándalo de las emisiones contaminantes de la alemana Volkswagen había pasado, llega Mitsubishi Motors para revolucionar de nuevo el mundo de la automoción y es que, la compañía japonesa acaba de reconocer públicamente la manipulación de las cifras de emisiones de gases en más de 600.000 vehículos de su marca Nissan.

Se trata de los modelos eK Wagon, eK Space, el Dayz y el Dayz Roox, unos autos de pequeño tamaño cuya acogida fuera de las fronteras niponas no fue de especial relevancia pero que sí alcanzó grandes ventas en Japón.

La manipulación efectuada en estos vehículos, según informa El País, se basó en la modificación de la presión del aire de los neumáticos, algo que modificaba las cifras sobre el consumo de combustible que la empresa fabricante proporcionaba a las autoridades del país.

La dirección de la compañía ha declarado en rueda de prensa que tanto Mitsubishi como Nissan ya se encuentran valorando el tipo de compensaciones que otorgará a sus clientes afectados así como la decisión de dejar de fabricar y vender los modelos de automóviles afectados.

Tetsuro Aikawa, máximo responsable de Mitsubishi Motors, ha pedido disculpas a los afectados durante la conferencia de prensa y ha asegurado que han abierto una investigación para determinar las causas de este error y asegurar que sus vehículos exportados al extranjero no se encuentran en esta situación.

Sin embargo, estas palabras no calmaron los mercados que, poco antes del cierre del parqué nipón, experimentaba un desplome de las acciones del grupo de un 15% dando comienzo así, al que es ya el segundo escándalo por emisiones contaminantes en el sector del automóvil.

Cabify sube a bordo 105 millones de euros en una ronda de financiación pilotada por RakutenAnteriorSigueinteEn China los anunciantes les piden a las agencias más músculo digital y mayor integración

Noticias recomendadas