líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Dior: cuando el feminismo pisa con garbo la pasarela

AnunciantesImagen de un desfile de Dior con prendas feministas

El arrebatado feminismo de Dior

Dior: cuando el feminismo pisa con garbo la pasarela

Maria Grazia Chiuri, la directora creativa de Dior, ha impregnado de feminismo sus diseños y ha logrado que la "maison" francesa está en sintonía el "zeitgeist" que le ha tocado vivir.

Cuando Christian Dior presentó por primera vez sus diseños allá por el año 1947 en su estudio de la Avenida Montaigne de París, a muchos se les salieron los ojos de las órbitas. Su «New Look» (así describieron los medios estadounidenses el inimitable estilo del modisto galo) marcó un antes y un después en l universo de la «haute couture».

Mientras la alta sociedad parisina celebraba los opulentos «outfits» de Dior, otros muchos ciudadanos de la capital francesa (por aquel entonces aún renqueante como consecuencia de los estragos provocados por la Segunda Guerra Mundial) montaron en cólera para lamentar que la «maison» vendiera fastuosos vestidos de 40.000 francos cuando había niños que ni siquiera podían permitirse regar el gaznate como unas gotas de leche.

A Dior le costó desplegar las alas como firma de alta costura no solo por lo cercano de su nacimiento a la segunda Gran Guerra en el viejo continente sino también por otras razones.

No pocas feministas, incluida Coco Chanel, vieron en la moda de Dior un intento de encorsetar a las mujeres en viejos y antediluvianos 2role models». Sin embargo, el anhelo de los parisinos por el oropel de los años que precedieron a la Segunda Guerra Mundial era en realidad muy grande y a Dior no le llevó en realidad demasiado tiempo arrojarse en los brazos del éxito.

Maria Grazia Chiuri, la mujer que ha logrado que Dior baile al son de los convulsos tiempos que corren

Bastantes años más tarde, en 2016, Dior volvía a dejar a muchos con la boca abierta. Maria Grazia Chiuri, la primera mujer en ponerse al frente de Dior en calidad de directora creativa, presentaba su primera colección, pero no fue el lujo exacerbado lo que llamó entonces la atención del público sino un simple trozo de tela. Una camiseta blanca con las palabras «We should all be feminists» (el título de una charla pronunciada en TED por la escritora nigeriana Chimamanda Ngnozi Adichie) copó todos los flases en la primera colección de Chiuri para Dior.

Con aquella prenda Chiuri dejó claro que se avecinaban vientos de cambio en la «maison» francesa. ¿Su objetivo? Hacer la alta costura más cercana y asequible para todos y llevar a la pasarela los temas que preocupan en las calles a la gente corriente y moliente (logrando así despertar la conciencia de los más ricos).

Chiuri integra el «zeitgeist» de los tiempos convulsos que nos ha tocado vivir en sus diseños y lo hace sin mancillar en ningún momento el lujo lleva la marca Dior en su ADN.

Antes de que Chiuri recalara en Dior, un hombre, el controvertido John Galliano (despedido en 2011 de la «maison» francesa por sus declaraciones antisemitas), cambió para siempre el «target» de la firma de lujo. Las señoras adineradas y entradas en años que compraban habitualmente en Dior se metamorfosearon en mujeres jóvenes y seguras de sí mismas. Y sobre la base de este tipo de fémina han sido posible la revolución emprendida en los últimos años por Chiuri en las entrañas de Dior.

El feminismo, marca de la casa de Chiuri en sus diseños

Cuando la directora creativa de Dior salta al escenario, una vez han sido presentadas sus últimas colecciones, su puesta en escena es radicalmente diferente a la de sus predecesores (en particular del siempre teatral John Galliano). Ataviada con vaqueros y con un estilismo minimalista y casi andrógino, Chiuri parece permitirse una única licencia: sus marcados «smokey eyes».

«Quiere claramente que las mujeres luzca menos forzadas y más ligeras en sus diseños, aunque estos no fueron siempre los atributos de la alta costura confeccionada por Dior», explica Sabine Resch, profesora de la Academia de Moda y Diseño (AMD) de Múnich, en declaraciones a W&V. «Al mismo tiempo para Chiuri la moda es siempre un reflejo del presente», enfatiza.

En los particulares modos de hacer de Chiuri tiene mucho que ver su hija Rachele, una mujer joven que estudia en Londres y que no solo conoce a la perfección el «zeitgeist» actual sino que lo vive en primera persona.

Chiuri escucha claramente lo que tienen que decir las mujeres modernas. Y cuando llega a sus oídos que algún tema baquetea particularmente el alma de la sociedad, lo incorpora a sus diseños.

Feministas confesas de Hollywood como Charlize Theron y Sigourney Weaver son fieles clientes desde hace tiempo de Dior y utilizan los diseños de la firma gala para posicionarse a sí mismas.

«La moda ha sido siempre política antes que comercial», constata Resch. Y lo es ahora más que nunca en la era #MeToo.

Dior se ha hecho oír alto y fuerte en la nueva era #MeToo

Puede que su famosa camiseta blanca con el emblema «We should all be feminists» no sea un logro particularmente llamativo desde el punto de vista del diseño, pero Chiuri mandó con esta prenda el mensaje adecuado en el momento adecuado. Conviene recordar que el blanco es el color de las sufragistas estadounidenses, de las mujeres que lucharon al otro lado del charco a principios del siglo XX por el voto femenino. Y el blanco es utilizado, de hecho, de manera muy profusa por las mujeres que se dedican profesionalmente a la política. Kamala Harris, eligió, por ejemplo, un traje de color blanco cuando emergió por primera vez frente al público tras su victoria electoral junto a Joe Biden.

En 2019 Chiuri fue agasajada con la «Legión de Honor» por parte de la ministra francesa de Igualdad Marlène Schiappa por su servicio a la moda y al feminismo.

A diferencia de sus predecesores en el cargo, Chiuri se vale en sus diseños no solo de la pericia de los artesanos que trabajan en los exclusivos «ateliers» de Dior en París e integra también en sus prendas las destrezas de artesanos locales procedentes de todos los rincones del globo.

«Chiuri no se apropia de culturas ajenas, les rinde homenaje y eso hace verdaderamente auténticos sus diseños», subraya Resch.

Pese a que Chiuri ha roto moldes en muchos sentidos al frente de Dior, el ADN de la marca sigue firmemente inoculado en todo lo que hace, que no es otra cosa que moda para mujeres (no chicas) y exclusividad en los diseños.

Con su actitud rompedora Maria Grazia Chiuri está preparando el emporio de Dior para el futuro, un futuro que caminará inevitablemente de la mano de valores como la sostenibilidad, la diversidad y la igualdad.

 

The One Club nombra trece personas de Iberoamérica para participar como jurado en The One Show 2021AnteriorSigueinteL'Oréal lanza un dispositivo labial con el que lucir un color de labios diferente cada día

Noticias recomendadas