Anunciantes

Duracell nos demuestra en esta mágica campaña que la mejor manera de combatir el frío es el calor humano

duracellEl invierno en Canadá tiene fama de ser glacial. Y realmente lo es. Las nevadas y las tormentas de hielo están a la orden del día en el país norteamericano. Por eso el calor es un bien tan codiciado en esta época del año en Canadá. Consciente de esta realidad, Duracell ha decidido sorprender a los ciudadanos de Montreal con una acción de marketing de guerrilla que probablemente recuerden para siempre.

La famosa marca de pilas y baterías eligió una parada de autobús como escenario de su acción de marketing de guerrilla y decidió equiparla con calefacción, pero no con calefacción al uso. Para activarla, las personas congregadas bajo el techo de la parada de autobús debían cogerse de la mano hasta poder tocar los extremos de la marquesina y encender así este curioso sistema de sistema de calefacción.

Con esta original acción de marketing de guerrilla, Duracell consiguió no sólo llevar algo de calor a las frías calles de Montreal sino también fomentar el contacto humano, tan olvidado en la era de la tecnología.

La agencia Cossette, con sede en Toronto, es el “cerebro” de esta mágica acción publicitaria.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir