Anunciantes

EE.UU. contra Europa: una nueva Guerra Fría que no beneficia a nadie

europaÚltimamente, la prensa sensacionalista se inunda de especulaciones acerca de una supuesta animosidad entre las autoridades estadounidenses y las europeas. Fuentes cercanas a estas apuntan que desde EE.UU. perciben una cierta persecución a las multinacionales originarias de su país.

Bien es cierto que los últimos meses han salpicado de escándalos a grandes corporaciones tales como Google, en base a un presunto abuso de posición dominante y competencia desleal; o bien Apple, ocasionada por una supuesta evasión de impuestos en Irlanda.

Y la lista de compañías multadas podría aumentar ahora con la cadena de comida rápida más icónica en el globo, McDonald's. Está siendo investigada por un presunto trato de favor fiscal en Luxemburgo, donde habría abonado un impuesto de sociedades reducido. Hecho que resultaría en un beneficio de casi 2.000 millones de dólares, según se hizo eco El Mundo.

Al otro lado del charco, sin embargo, conciben tales investigaciones y sanciones como una reiterada persecución a las grandes multinacionales. Tanto es así, que las autoridades de competencia europeas se han visto obligadas a desmentir sendas preocupaciones, aclarando que la investigación no se basaba en el origen norteamericano de McDonald’s sino en la supuesta evasión fiscal.

Así lo puso de manifiesto Margrethe Vestager, comisaria europea de competencia, en varios encuentros en Washington para defender las actuaciones de Bruselas. Europa se ha tornado, a ojos de los estadounidenses, en una especia de autoridad fiscal internacional que torpedea el libre comercio en todo el mundo.

De hecho, la organización Business Roundtable, la cual agrupa a los 185 CEOs de las compañías más potentes de Estados Unidos, emitió un comunicado que criticaba severamente “la decisión unilateral de un legislador europeo”. Además, amenazaba con retirar las inversiones en el viejo continente. El polémico TTIP queda asimismo en entredicho tras las múltiples enemistades, si bien desde Europa no todos lo miran con buenos ojos.

Algunos insinúan, incluso, que la multa que está negociando imponerse a Deutsche Bank sería una especie de contraataque norteamericano. Recordemos que el Departamento de Justicia de Estados Unidos podría sancionar a la financiera alemana con multa por valor de 14.000 millones de dólares.

Dicha sanción se basa en el papel aliciente de Deutsche Bank en la recesión económica ocasionada por la burbuja inmobiliaria de las hipotecas subprime. Y las consecuencias no se han hecho esperar para el banco, cuyas acciones sufrieron una tremenda caída cifrada en un 6,8%.

Mientras aumentan los recelos y las miradas por encima del hombro entre Europa y EE.UU., hay quienes alegan que la responsabilidad no es tanto de las multinacionales como de las naciones que permiten favores y tratos beneficiosos. Son estas últimas quienes atentan contra las responsabilidades en Europa e impiden el sustento de la sociedad de bienestar.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir