Anunciantes

El avión MH17 de Malaysia Airlines o cómo a río revuelto todo son ganancias "marketeras"

Mimh17entras los amigos y los familiares de las 298 víctimas del avión MH17 de Malaysia Airlines lloran su pérdida, algunas marcas se frotan ya las manos ante la perspectiva del suculento negocio en que paradójicamente se podría convertir el siniestro aéreo. Pocas horas después del abatimiento del tristemente famoso avión MH17 en el este de Ucrania, se inició un auténtico frenesí en todos los rincones del planeta por hacerse con los derechos de marcas y dominios web relacionados con la aeronave siniestrada. ¿El objetivo? Ganar dinero con la tragedia o al menos intentarlo.

Seyefull Investments Limited, una empresa con una presencia online muy limitada y con sede el paraíso fiscal de Belice, solicitó los derechos de la marca MH17 para el mercado europeo el mismo día en que el Boeing 777-200 de Malaysia Airlines fue supuestamente abatido por los separatistas prorrusos en Ucrania. Y algo similar hizo la compañía TMview al otro lado del charco, en Estados Unidos.

De la mano de la marca MH17, este tipo de empresas pretenden hacerse de oro con todo tipo de productos relacionados con el avión siniestrado, desde videojuegos a películas pasando por merchandising. Eso sí, para hacerse de verdad de oro tendrán que esperar a que sus solicitudes sean aceptadas, algo que en Europa está en manos de la Oficina de Armonización del Mercado Interior.

Los “codazos” por hacerse con los derechos de la marca MH17 están sembrando lógicamente la ira en los países de origen de las víctimas del avión accidentado. “Es absolutamente reprobable lo bajo que pueden caer algunas personas para lucrarse con la desgracia de otras personas”, explica un amigo de una víctima en declaraciones al diario australiano Herald Sun. La indignación es tal que los amigos y familiares de las víctimas piden a los gobiernos que intervengan para evitar un lucro tan vergonzosamente obsceno a costa de tan triste tragedia.

No es la primera vez, de todos modos, que una desgracia se convierte en el codiciado objeto de deseo de las empresas. También el 11-S desencadenó cientos y cientos de solicitudes para hacerse con los derechos de marcas relacionadas con el ataque terrorista. Y la muerte de la princesa Diana en 1997 se tradujo asimismo en centenares de peticiones para echar el lazo a los derechos de la marca “Diana”. Más recientemente, la misteriosa desaparición del avión MH370 en el Pacífico ha convertido también en auténticas “aves de rapiña” a algunas empresas. Entre ellas se encuentra Seyefull Investments Limited, que está también intentando hacer ganancias a río revuelto con el avión MH17 de la misma aerolínea, Malaysia Airlines.

A la marabunta de empresas deseosas de echar el guante a la marca MH17 se ha sumado incluso la principal afectada: la compañía aérea Malaysia Airlines. El pasado lunes la aerolínea malaya presentó una solicitud para hacerse con los derechos de esta codiciada marca. ¿Por qué lo hizo? Probablemente por inseguridad. “No sé por qué la Malaysia Airlines quiere reservarse los derechos de esta marca, pero probablemente para evitar que otras empresas intenten hacerse con ellos”, explica Foong Cheng Long, jurista del Tribunal Superior de Justicia de Malasia.

De todos modos, las empresas con los derechos sobre marcas tan polémicas no tienen carta blanca para hacer cualquier cosa con ellas. Si dan un uso especialmente problemático y amoral a tales marcas, los derechos sobre ellas pueden llegar a ser revocados. Veremos en qué acaba la vergonzosa carerra de obstáculos por hacerse con la marca MH17.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir