Anunciantes

EL BAJO COSTE INTENTA PERPETUARSE TRAS LA CRISIS

La crisis ha impuesto una mentalidad orientada hacia el ahorro que ha impulsado un consumo de productos de bajo coste y ha cambiado la forma en que los clientes perciben el valor, creando el concepto de compra inteligente.

Según un estudio de la consultora Nielsen, un 70% de los consumidores adaptó sus hábitos de compra a la crisis y el 27% de los europeos afirma haber empezado a comprar marcas más baratas.

Este entorno ha sido aprovechado por las marcas de bajo coste, cuya filosofía llama a los consumidores a presumir de los descuentos y no de los altos precios, para consolidarse en el mercado, empujando a otras enseñas a seguir sus pasos.

Esta tendencia ha provocado una bajada generalizada de los precios, que según muchos analistas puede terminar dañando el valor de marca de muchas enseñas que tras la crisis no serán capaces de explicar a los consumidores por qué los deben subir sus productos y terminarán perdiendo su cuota de mercado.

“Muchas empresas se han puesto nerviosas y se han lanzado a estrategias que no durarán. Abaratar por abaratar no lleva a ninguna parte a medio plazo y puede perjudicar la imagen”, fue la sentencia recogida por El País en una entrevista al profesor Josep Francesc Valls.

En este sentido los expertos apuntan a que las tácticas inteligentes van hacia la creación de marcas low cost por parte de los grandes nombres, para vender sin hacer mella en el valor asociado a una enseña, y a la reinvención de las empresas de bajo coste para fidelizar a los nuevos clientes que reciben gracias a la crisis.

Te recomendamos
En otras webs

panda

dmexco

back to mk

beon

Reportaje Indigitall

Compartir