Anunciantes

"El Coliseo Apple" o la "Torre Red Bull": la crisis ha convertido Europa en el paraíso de los anunciantes

torreLa privatización de empresas estatales, patrocinio de edificios emblemáticos y “rebautizo” de líneas de metro se está convirtiendo en una auténtica pandemia en Europa.

Los problemas económicos a los que se enfrentan los estados tras el devastador paso de la crisis económica, está llevando a muchos gobiernos a aceptar dinero de empresas privadas lo cual no es del todo aceptado por una opinión pública muy sensible con el tema de la privatización.

Estadios de fútbol que una vez se erigieron con dinero público portan hoy el nombre de la marca patrocinadora, líneas de metro se cuelgan el apellido de empresas de telefonía y algunos teatros pasan pertenecer a aseguradoras o marcas de helados. Ante estas situaciones reales, nos hacemos una pregunta, ¿dónde está el límite?

Europa parece estar convirtiéndose en el paraíso de los anunciantes, que impregnan su marca a golpe de monedero añadiendo sus conocidos nombres a emblemáticos barrios, monumentos, edificios e inclusos islas. Los anunciantes aprovechan los problemas económicos de los gobiernos para hacerse poco a poco con la ciudad, pero esto debería tener algún tipo de control.

Si dejamos vía libre a las marcas y estados endeudados pronto visitaremos la Torre Eiffel Red Bull, el Museo del Prado Apple o La torre de Pisa Microsoft. Nos encontramos ante un embrollo moral de difícil solución, ¿qué hacer si las arcas del estado están vacías y los anunciantes son tal vez la única opción de mantener intactos símbolos culturales?

Te recomendamos

Neuromedia

IAS

TechMKT

A3media

Compartir