Anunciantes

Oportunidades y retos en la nueva etapa de El Corte Inglés

El Corte Inglés, el elefante que quiere ser liebre

El Corte Inglés pone en marcha su plan estratégico de crecimiento y consolidación centrado en su salida al exterior, el comercio online y el refuerzo de sus marcas.

El Corte Inglés, el elefante que quiere ser liebreEl pasado domingo El Corte Inglés daba carpetazo a las polémicas y guerras internas que a lo largo de los últimos meses se habían interpuesto en el nuevo rumbo del negocio.

La salida forzada de Dimas Gimeno de la compañía tras ceder a las presiones del accionariado, aunque con una compensación que rondaría los 10 millones de euros, ha marcado el final de las tensiones y el inicio de “una nueva etapa”.

Era el propio presidente de los grandes almacenes, Jesús Nuño de la Rosa el que, dirigiéndose a la mesa directiva, fijaba el camino a seguir marcando grandes ambiciones para la empresa que, aunque ha atravesado malos tiempos, sobre todo por el azote de la crisis económica, ahora vuelve a coger fuerzas.

Así lo demuestran los resultados económicos de su último ejercicio en el que se registró un aumento de los beneficios del 25% hasta los 202 millones de euros.

No obstante, devolver al grupo a su época dorada será más complejo que nunca y para conseguirlo, Nuño de la Rosa ya ha establecido la estrategia que se pondrá en marcha a lo largo de los próximos tiempos y que se define por su apuesta por la mejora del comercio online y la sinergia entre sus canales de venta; por el refuerzo de su negocio fuera de nuestras fronteras o por el cambio de su modelo de negocio con un aumento de las marcas en sus establecimientos y el impulso de las marcas propias.

Pero, ¿cómo lo hará? Analizamos los retos y oportunidades a los que se debe enfrentar El Corte Inglés en el camino hacia el crecimiento y la consolidación.

Crecimiento económico
La excesiva dependencia de los grandes almacenes de su negocio en España se ha convertido en el lastre de la compañía. Su escasa presencia fuera de nuestras fronteras llevó a la compañía a registrar caídas en sus cifras económicas durante la crisis económica, al no contar con una línea de negocio que no se viese afectada por la mala situación.

Solo en la última década, aunque la caída de las ventas ha sido evidente, con una paulatina recuperación a lo largo de los últimos 5 años, los beneficios han caído un 80%. Y es, precisamente, su rentabilidad lo que parece no recuperarse.

Una situación preocupante teniendo en cuenta que las cuentas vuelven poco a poco a niveles aceptables pero los márgenes se estrechan, sobre todo ante la apremiante competición del mercado que han llevado a la compañía a reducir precios.

En este sentido, el crecimiento del grupo pasa por reestructurar su modelo de negocio para pasar de ser el elefante a convertirse en una liebre. La agilidad es hoy en día clave para el éxito y la lentitud ante el cambio ha sido la gran losa de El Corte Inglés.

Pero incrementar sus datos económicos no solo pasa por reforzar ciertas áreas, sino por deshacerse de otras en aras de reducir la deuda de 3.650 millones de euros.

Más marcas propias (y ajenas)
Una de las pautas que seguirá la empresa en su negocio en España es la de reforzar sus puntos de venta.

Y es que, aunque El Corte Inglés cuenta con más de 700 centros distribuidos por el territorio nacional y ubicados en las zonas estratégicas de las ciudades, parece que no ha sabido aprovechar al máximo sus ventajas.

Ahora busca continuar su modelo de espacio multimarca, pero acogiendo más firmas nacionales e internacionales. Un concepto que, aunque es seña de identidad de la compañía, debe ponerse en marcha como complemento a sus marcas propias.

La razón es que, mientras en las marcas propias el margen bruto puede situarse en torno al 60%, en las ajenas tan solo representa el 20%.

No obstante, las líneas de negocio del grupo también deben ser revisadas.

Los grandes almacenes siguen siendo su particular mina de oro con una facturación de 11.400 millones en el último ejercicio (marzo 2017-febrero 2018), es decir, un 2,8% más que en el año anterior.

También Viajes El Corte Inglés ha aumentado su facturación en un 5,7% y sus beneficios operativos en un 2,3%. Y, sobre todo, Sfera que registra la mejor evolución con un aumento de la facturación de más del 9% y un beneficio operativo un 27,2% superior al pasado año.

Hipercor, cuyas cuentas se integraron hace unos años en los resultados de los grandes almacenes a raíz de las constantes pérdidas, y Bricor son las que salen peor paradas.

Esta última ha visto caer su facturación un 23% y ha registrado unas pérdidas de 9 millones de euros.

Pasaporte al extranjero
La buena evolución de algunos de sus negocios se debe, principalmente, a su presencia fuera de nuestro país. Ejemplo de ello es Sfera con su expansión en más de 13 países, sobre todo en México, donde cuenta con 45 establecimientos y su paulatina apertura de nuevas tiendas.

También la filial de viajes le reporta alegrías al grupo gracias a su presencia internacional en más de 12 territorios.

Más allá de eso, la presencia del resto de líneas de negocio fuera de España es escasa, exceptuando Portugal, país en el que El Corte Inglés ha consolidado su negocio.

Por ello, el camino lleva ahora a la exploración de nuevos mercados como el alemán con el que ECI ya ha “tonteado”. Este mismo mes de julio anunciaba su alianza con una cadena germana que supondrá la puerta de entrada de Sfera en el territorio y parece que esta estrategia continuará en esta dirección en otros mercados como el suizo.

Al mismo tiempo, El Corte Inglés ya suma cuatro grandes alianzas con las que llevará sus productos gourmet a países como México, Reino Unido, Suiza y Baréin.

Esta estrategia ofrece a la empresa la agilidad que necesita sin los elevados costes que supone la apertura de los grandes almacenes.

Comercio online, omnicanalidad y experiencia de consumidor
Ante la creciente competencia en el mundo digital, El Corte Inglés se ha visto acorralado por gigantes como Amazon. En su momento, Dimas Gimeno, por entonces presidente de la compañía, denunciaba la desigualdad en materia regulatorias y fiscales para competir con los imperios digitales.

Pero la nueva dirección del grupo ha visto una ventaja competitiva en su estructura. Era el propio Nuño de la Rosa el que señalaba la utilización de las tiendas físicas como centros de distribución de las compras realizadas en los canales online, impulsando la omnicanalidad que tanto demandan los consumidores.

Esta eliminación de fronteras online y offline se presenta como todo un reto para una compañía cuya venta online llegó algo tarde que la de sus competidores y que poco a poco coge impulso. De hecho, en el último ejercicio aumentaron hasta un 26%.

Pero para competir con los precios y la rapidez de Amazon es necesario que El Corte Inglés saque un as de la manga en forma de diferenciación, personalización y experiencia de usuario y, de momento, es un reto pendiente.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir