Anunciantes

El #dieselgate de Volkswagen despide otra vez "malos humos", esta vez a cuenta del CO2

vwEl escándalo de las emisiones de Volkswagen abre un nuevo capítulo, tan o más negro que el anterior. El grupo automovilístico alemán ha detectado "irregularidades" en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de aproximadamente 800.000 vehículos.

Los coches afectados están en su mayoría equipados con motores diésel, pero la compañía germana no ha especificado de momento ni los modelos ni las marcas afectadas en este nuevo capítulo del "dieselgate". Volkswagen estima, esos sí, que serán necesarios 2.000 millones de euros para hacer frente a las consecuencias del escándalo.

En un comunicado Volkswagen ha reconocido que en el transcurso de las investigaciones abiertas en torno a los motores diésel de la compañía, centradas en un principio en las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx), se han detectado asimismo anomalías en las emisiones de CO2.

Cuando se detectó el primer “dieselgate” el pasado mes de septiembre Volkswagen anunció que había 9,5 millones de automóviles afectados y que pondría sobre mesa 6.500 millones de dólares para “apagar el fuego”. Un mes y medio después los automóviles afectados se han convertido en 10,3 millones y la provisión económica para frenar el escándalo en 8.500 millones de euros.

La manipulación en las emisiones de CO2 en las que habría incurrido la empresa teutona son particularmente graves porque la legislación comunitaria está muy comprometida en la lucha contra ellas. No en vano, las ayudas del plan PIVE están vinculadas específicamente a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono. Las emisiones de óxido de nitrógeno están, en cambio, excluidas de este plan.

Volkswagen asegura que se pondrá en contacto “de manera inmediata” con las autoridades competentes para aclarar lo sucedido y para certificar correctamente los valores de CO2 de los coches afectados. El objetivo, dice la marca germana, es realizar una estimación más fiable de “las consecuencias jurídicas y económicas de unos hechos que no están totalmente aclarados”.

Matthias Müller, el CEO de Volkswagen, ha querido recordar que desde que el “dieselgate” saliera a la luz, su compromiso ha sido siempre aclarar lo sucedido “completamente y sin miramientos” y que para hacerlo no se detendrá “ante nada y ante nadie”. “Es un proceso doloroso, pero no hay alternativa para nosotros. Para nosotros sólo cuenta la verdad”, subraya.

Esta está siendo una semana negra para Volkswagen. El pasado lunes la Agencia Medioambiental (EPA) se descolgaba con un otra “bomba” contra la marca alemana y aseguraba que el “dieselgate” afectaba a más modelos de los inicialmente reconocidos por Volkswagen, a coches equipados con motores diésel de seis cilindros en concreto, y que entre ellos estaría un vehículo de Porsche.

El nuevo hallazgo de la EPA podría incrementar las multas contra Volkswagen al otro lado del charco en al menos 370 millones de euros adicionales. En Estados Unidos la marca se expone a una sanción de hasta 16.000 millones de euros.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir