Anunciantes

El #dieselgate mete un "mordisco" de 10.000 millones de dólares a la marca Volkswagen

volkswagenEl "dieselgate" está provocando una hemorragia de enorme dimensiones en Volkswagen, cuyo valor de marca está actualmente peligrosamente "anémico". Según la consultora Brand Finance, la marca Volkswagen tenía un valor de 31.000 millones de dólares antes que de que se desatara el escándalo de las emisiones. La marca alemana compartía entonces podio con las todopoderosas Toyota (35.000 millones de dólares) y BMW (33.000 millones de dólares).

Sin embargo, una descomunal mentira (la de hacer pasar por limpios coches que no tenían en realidad nada de "eco friendly") ha puesto punto y final a la fantástica racha de Volkswagen, que entre 2014 y 2015 había conseguido incrementar su valor de marca de los 27.000 a los 31.000 millones de dólares. Apenas una semana después de que el “dieselgate” saliera a la luz, Volkwagen ha visto mermado su valor de marca en aproximadamente 10.000 millones de dólares, de acuerdo con los cálculos realizados por Brand Finance.

Los titulares que está protagonizando actualmente Volkswagen recuerdan inevitablemente a los que ya copó otra marca automovilística, Toyota, entre los años 2009 y 2011. Tras detectarse una serie de fallos en el pedal del acelerador de sus vehículos, el valor de la empresa nipona se desplomó de los 27.000 millones de dólares en 2010 a los 24.000 millones de dólares en 2012. Sin embargo, y pese a que la crisis protagonizada en su día por Toyota fue sobre el papel bastante más grave que la que acecha ahora a Volkswagen (hubo, al fin y al cabo, unos varias muertes de por medio), todo apunta a que la marca alemana saldrá bastante peor parada del brete en que está metida que su colega japonesa.

“Las dimensiones del engaño destapado durante los últimos días evidencia que Volkswagen se ha topado con una crisis de consecuencias imprevisibles”, asegura David Haigh, CEO de Brand Finance.

Durante los últimos años la marca Volkswagen se ha colgado del brazo de valores como la fiabilidad, la honradez, la eficiencia y la ecología. Su empeño a la hora de aferrarse a estos valores está agravando ahora, una vez destapado el escándalo, la "hemorragia" que sufre su credibilidad como marca, señala Haigh.

Para limpiar su imagen, llena en estos momentos hasta los topes de manchas que van a ser muy difíciles de salir, Volkswagen necesita alejarse urgentemente del foco contaminante que ha enmugrecido su marca, apostar por la transparencia y asegurarse de que lo que ha pasado no volverá a suceder jamás, apunta Haigh. Si quiere asear conveniente su marca, añade el CEO de Brand Finance, Volkswagen debe utilizar todos los canales de comunicación a su alcance, desde comunicados a campañas publicitarias que, pasado un tiempo, ayuden a la marca germana a salir del "barrizal" en la embadurna en estos momentos.

El escándalo de las emisiones no está salpicando únicamente a Volkswagen. Haigh cree que el “dieselgate” podría resquebrajar también la fortaleza de la marca “made in Germany”. A su juicio, es más que probable que, después de la crisis, la marca Alemania pierda fuelle. En el último ranking de marcas de países de Brand Finance, la marca Alemania logró encaramarse a la tercera plaza del podio, flanqueada por Estados Unidos y China. En el próximo ranking de Brand Finance la todopoderosa marca Alemania correrá, quizás, peor suerte.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir