Anunciantes

El documental sobre Steve Jobs que le hará cambiar su visión del desaparecido fundador de Apple

steve-jobs-rip-mosaic-620

¿Ha alcanzado el mundo el límite de información sobre la biografía de Steve Jobs? Parece que no, porque aunque ya hayan pasado más de tres años desde que la muerte del cofundador de Apple conmocionara a medio planeta, lo cierto es que apenas pasa una semana sin que Jobs ocupe algún titular.

Este fin de semana salió a la luz que el actual CEO de Apple Tim Cook se ofreció a donar una parte de su hígado a Jobs, de acuerdo al libro Becoming Steve Jobs del periodista especializado en tecnología Brent Schlender y del editor de Fast Company Rick Tetzel que será publicado este mes. Pero esta no es la única novedad que circula sobre el desaparecido empresario, pues el sábado se estrenó en Austin el documental Steve Jobs: Man in the Machine.

Aunque parezca sorprendente, hasta ahora no ha habido un verdadero documental sobre el controvertido cofundador de Apple. Teniendo en cuenta el desastre que fue el bipic Jobs (2013) protagonizado por Ashton Kutcher, para muchos esta no se considera ni siquiera una película basada en hechos real, aunque puede que la excepción sea la película de culto para televisión Piratas de Silicon Valley (1998). Por su parte, la nueva película sobre Jobs –que tanto se ha retrasado- escrita por Aaron Sorkin y protagonizada por Michael Fassbender llegará finalmente a los cines en octubre.

Pero el documental Steve Jobs: Man in the Machine es mucho más que cualquier cosa que se haya hecho hasta ahora sobre el antaño CEO de Apple. Es un retrato en profundidad y sorprendentemente matizado que se realizó en contra de tanto de Apple como de su viuda Laurene Powell Jobs.

El cineasta Alex Gibney no es ajeno a la controversia, y además de haber sido nominado al Oscar varias veces, ha estado al mando de polémicas piezas dedicadas a WikiLeaks, Lance Armstrong, James Brown o a la Iglesia de la Cienciología en los últimos dos años.

Man in the Machine comienza en el mismo momento en el que muchos comenzaron a pensar en Jobs: en octubre de 2011 cuando Jobs pierde la batalla contra el cáncer. La narración de Gibney combina entrevistas a gente de todo tipo que conoció a Jobs, con declaraciones y entrevistas del maestro de Apple y otros archivos de hemeroteca.

Se podría esperar que el documental abordase los comienzos de la vida de Steven Jobs, su adopción, su temprano interés en la electrónica, su encuentro con el cofundador de Apple Steve Wozniak, y todos los demás detalles familiares para cualquiera que haya leído su biografía oficial de 2011 escrita por Walter Isaacson o cualquiera de sus docenas de otros perfiles. Pero aunque todas esas anécdotas están, solo las menciona rápidamente. Gibney apuesta por un enfoque más tortuoso en contra del cronológico.

Por el contrario, la atención se centra en las sombras creadas por la luz y la oscuridad de la personalidad de Jobs, como dicen las personas que lo conocieron. Al principio, nos encontramos con un ingeniero de Macintosh que rompe a llorar recordando la agonía y el éxtasis de trabajar con Jobs, que obligaba a su personal a trabajar tanto hasta el punto de que el ingeniero perdió a su esposa e hijos.

También aparece Kobun Chino Otogawa, el monje budista que se convirtió en el gurú espiritual de Jobs, quien habla sobre que el cofundador de Apple apareció en su casa un día, declarándose iluminado y preguntando qué debía hacer a continuación. Cuando Otogawa lo presionó para la prueba de la iluminación, Jobs apareció una semana más tarde con una placa de circuito para desconcierto de Otogawa. “Tal vez era demasiado inteligente”, dice el monje.

La imagen que se construye es la de un hombre que estaba anhelando desesperadamente algo espiritual -que incluso en un momento dado quiso ir a Japón y convertirse en un monje- pero que nunca entendió el concepto regla de oro que sustenta todo el comportamiento espiritual: tratar a los demás como uno desearía ser tratado. Como ejemplo, aparecen muchas fotos de sus vehículos Mercedes aparcados en el lugar destinado a los discapacitados en Apple.

Tal vez la parte que más afecta a la figura de Jobs sea la aparición en pantalla de Chrisann Brennan, la que fuera su pareja en los setenta y madre de Lisa, la hija que Jobs negó en repetidas ocasiones hasta el punto de declararse infértil (hasta que una prueba de paternidad por orden judicial demostró lo contrario). Brennan claramente amó a Jobs y aún lo sigue haciendo. Al igual que muchos de sus amigos, habla de la importancia del libro Be Here Now de Ram Dass en la vida de Jobs. Pero también señala una advertencia que Dass dio en ese libro, sobre el peligro de ser iluminado a la vez que uno se agarra a su ego. “Lo hizo estallar”, dice Brennan sobre Jobs.

Este punto resulta muy interesante, pues ¿en qué sentido puede este hombre -considerado el mayor líder de negocios del siglo XXI- echarse a perder? Probablemente se refiera al sentido de que perdió su alma, pero Gibney no está aquí para predicar, sólo para presentar los hechos y hacer las preguntas.

Otro momento impactante que aborda el documental se produce respecto a la trágica historia de un suicidio en Foxconn, la empresa fabricante socia de Apple en China. El documental muestra una secuencia en la que Jobs promete estudiar Foxconn en una conferencia en 2010 -cuando ya estaba gravemente enfermo- y a continuación aparece el texto “Steve Jobs nunca visitó China”.

Aunque Man in the Machine tira demasiado de las imágenes de archivo, de vídeos de YouTube y de entrevistas en Time (el padre de Gibney era reportero de Time), el cineasta ha hecho un buen trabajo con los ex empleados de manzana con los que ha conseguido hablar, y es divertido escuchar historias sobre, por ejemplo, la marchosa noche de fiesta y alcohol que hubo tras la exitosa presentación del iPhone en 2007.

En general, el resultado es un retrato equilibrado. Tras decenas de entrevistas de antiguos de empleados de Apple y de otras revelaciones, las historias convertían la vida de Jobs en una verdadera hagiografía, pero este documental rompe con dicha tendencia y muestra parte de la -hasta ahora- cara oculta de Jobs. Parte de la crítica ya ha señalado que se trata de un correctivo necesario y que probablemente sea la visión más fiel sobre la vida del maestro de Apple que hasta ahora ha llegado a la pantalla.

El documental, realizada en conjunto con CNN Films, se proyectará en la CNN a finales de este año, pero puede que gracias al éxito que ha tenido este fin de semana también llegue a las salas de cine estadounidenses.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir