Anunciantes

El entonces y el ahora de una "buena empresa"

El entonces y el ahora de una "buena empresa"¿Qué se entiende por el concepto de “buena empresa”? Aunque a priori de carácter inmutable –todo el mundo parece estar de acuerdo en lo que es una “buena empresa” y lo que no lo es–, este concepto ha sufrido múltiples transformaciones en el último siglo. Forbes deja constancia de estos cambios en una infografía, que hace un repaso del concepto de “buena empresa” de principios de siglo XX hasta la actualidad:

Principios del siglo XX
En los albores del siglo XX, el concepto de “buena empresa” estaba vinculado fundamentalmente al paternalismo de las compañías con sus empleados. Una “buena empresa” era aquella que velaba por la salud y la seguridad de sus trabajadores.

Primera década del siglo XX y años 20
En 1913, J.C. Penney introduce un código de conducta que obliga a sus empleados a “servir al público para lograr su completa satisfacción. Un año después, en 1914, Ford sube el salario a sus trabajadores con la esperanza de convertirlos también en clientes.

La Gran Depresión
Durante la Gran Depresión, el denominado “New Deal” restringe la competencia de precios y fuerza a las empresas a negociar con los sindicatos. Comienza a surgir además un debate sobre la mejor manera de repartir los beneficios de las compañías entre inversores, directivos y empleados.

La Segunda Guerra Mundial
Durante la Segunda Guerra Mundial, el concepto de “buena empresa” está estrechamente relacionado con el apoyo a la causa bélica. También la innovación y la creatividad, cruciales para la producción militar, se convierten en factores importantes a la hora de definir una “buena empresa”.

Años 50
En la década de los 50 son “buenas empresas” aquellas que fabrican buenos productos que mejoran las condiciones de vida de la floreciente clase media. También la publicidad se convierte es un criterio estrechamente ligado al concepto de “buena empresa”.

Años 60
La ética de las compañías y la seguridad de los productos se convierten en factores clave a la hora de definir una “buena empresa”.

Años 70
Durante la década de los 70, la eficiencia se convierte en sinónimo de “buena empresa”.

Años 80
A medida que las empresas se convierten en corporaciones globales, se introduce un nuevo criterio para determinar si una empresa es o no “buena”: el valor de sus accionistas.

Años 90
El concepto de Responsabilidad Social Corporativa comienza a calar entre las empresas, que empiezan a crear departamentos específicos de RSC. Asimismo, el éxito de las empresas tecnológicas introduce un nuevo parámetro en la medición de la “bondad” de una empresa: la innovación. Igualmente, el destape de algunos escándalos relacionados con las cadenas de proveedores de grandes empresas pone en el punto de mira la política de mano de obra de las compañías.

El siglo XXI
Ya en el siglo XXI, la innovación y el valor económico y social de los productos y servicios ofertados por las compañías se convierten en la principal unidad de medida de la “bondad” de las empresas.

El entonces y el ahora de una "buena empresa"

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir