Anunciantes

El escándalo de Armstrong aleja a los patrocinadores del ciclismo

Después de que la UCI (Unión Ciclista Internacional) anunciara ayer la retirada definitiva de los 7 títulos del Tour de Francia a Lance Armstrong por el escándalo de dopaje, además de que sea excluido del ciclismo profesional de por vida, la carrera de Armstrong como soporte publicitario también se ha visto truncada de golpe.

Pero Armstrong deja atrás muchas víctimas como consecuencia de este escándalo. El deportista ha ido dejando tras de sí un ciclismo profesional teñido de escándalos que lo tendrá difícil para volver a recuperar la confianza de los patrocinadores en los próximos años. Por otro lado, ¿habrá alguna posibilidad de que el superviviente al cáncer de 41 años pueda recuperar su reputación?

Esta historia va a cambiar por completo la forma en que los patrocinadores se relacionen con el ciclismo, una industria que se estimaba hasta ahora en un valor de 300 ó 400 millones de dólares. El miércoles por la mañana, ante “la inevitable evidencia de que Armstrong había participado en el caso de dopaje y engañó a Nike durante más de una década”, la compañía se deshizo del ciclista. Esa misma mañana Armstrong anunciaba que dejaba su puesto como director de la Fundación Livestrong.

Poco más tarde Rabobank, el equipo ciclista propiedad del banco holandés, anunció que abandonaba el patrocinio de equipos ciclistas femeninos y masculinos después de 17 años porque “la confianza en el ciclismo había desaparecido”. Rabobank gastaba unos 20 millones de dólares anuales en el patrocinio del ciclismo, pero el “programa de dopaje más sofisticado, profesionalizado y de éxito que el deporte ha visto nunca” ha sido demasiado para la compañía, según explicó uno de sus miembros directivos, Bert Bruggink. El hecho de que la UCI haya lanzado una investigación sobre otros miembros del equipo también puede tener algo que ver con esta decisión.

Después de años de acusaciones por dopaje, denuncias y juicios, muchos patrocinadores han optado por evitar el ciclismo y, después de lo ocurrido con Armstrong, parece todavía más difícil que las marcas decidan lanzarse a este deporte. “Muchas compañías miran al ciclismo y piensan ‘hay demasiada controversia, demasiado riesgo de escándalo”, aseguró Jim Andrews, vicepresidente senior de patrocinios en IEG. “Todavía hay muchos indicios de que el dopaje sigue”.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir