Anunciantes

EL ESTUDIO GFK REVELA LA NULA CONFIANZA DEL CONSUMIDOR ESPAÑOL EN LA ECONOMÍA

El índice de confianza de los consumidores españoles ha caído 3,2 puntos de octubre a diciembre, descendiendo hasta los 11,1 puntos. El estudio que GFK elabora para Expansión, a partir de 2.000 entrevistas mensuales realizadas por la Comisión Europea, no es muy optimista. Las consecuencias de la recesión económica global han forjado su mala percepción. La elevada tasa de desempleo y el clima de incertidumbre en el que viven los que aun lo conservan explican por qué las perspectivas de gasto se han desplomado.

Los españoles se pensarán mucho como invertir los euros. El coste de la vida se incrementa y la necesidad de recortar gastos en sus diferentes parcelas en inminente. La única que registra valores positivos es la alimentación, derivada de su naturaleza de bien de primera necesidad. La rama alimenticia ha conseguido casi 13 puntos en todos los indicadores de confianza seleccionados durante el análisis.

Otros no han tenido tanta suerte: limpieza y droguería y cosmética e higiene han cosechado valores negativos con -2,61 y -6,64 puntos respectivamente. La situación se agrava si se habla del sector textil, de los 5,37 puntos que los consumidores le otorgaban en septiembre se convirtieron en -14,58 puntos.

Y si no hay dinero para trapos, lejos de los ciudadanos se encuentran otros artículos como vehículos y viviendas. Embarcarse en una compra de tal envergadura no está al alcance del ciudadano de a pie. La drástica reducción en concesión de crédito por parte de la banca es un factor a tener en cuenta. A esto hay que sumarle la decadencia de su imagen entre los consumidores tras la ruina del caso Madoff.

Las especulaciones sobre el estado financiero de la banca en España han contribuido a la creación de un clima de desasosiego: flaco favor para la recuperación de la economía. Las perspectivas de los españoles para los próximos meses son nefastas, el baremo de su se sitúa en -69,7 puntos.

No sólo no tienen buenas perspectivas sobre la economía en general sino también sobre su propia situación financiera. Creen que sus salarios descenderán considerablemente a lo largo del año. Su desconfianza es tal que lo valoran con -59,8 puntos. Como consecuencia de este cúmulo de incidentes desfavorables el índice que mide la intención de compra se ha derrumbado alcanzando los -46,8 y todo prevé que siga por los mismos derroteros. El único dato positivo que pervive entre los españoles es la percepción de una posible bajada de precios.

Pero aun así, nada de comprar demasiado. Prescindir de lo superfluo será máxima para unos y obligación para otros. Lo que está claro es que el sector servicios se llevará una de las peores partes. Los hábitos relacionados con el ocio están cambiando acorde a las nuevas necesidades.

“La patronal de las empresas turísticas españolas, Exceltur, ha anunciado una caída de los ingresos reales del sector turístico español superior al 4% en 2008 y prevén otro descenso del 5,7% en 2009”, señalaba el informe. La cosa no está como para irse de viaje y si se apura uno casi ni para salir a comer. En -27,47 puntos se sitúa la intención de gasto en el primer caso y en -34,42 puntos en el segundo.

Otras facetas del ocio relacionadas con hobbies tampoco entran en los planes de los consumidores españoles: -28,55 puntos. Eso sí, parece que la gente va más al cine. Habrá que apretarse el cinturón.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir