líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El tsunami deja en estado de shock a las empresas niponas

La catástrofe que azota desde el pasado viernes Japón amenaza no sólo con llevarse por delante poblaciones enteras, sino también una de las economías más potentes del planeta. Las compañías automovilísticas Toyota y Nissan se han visto obligadas a paralizar su producción, el gobierno nipón ha impuesto cortes de electricidad, y en parte del país escasean ya la gasolina y el queroseno. “El terremoto tendrá importantes consecuencias para la actividad económica de una gran parte de sectores de actividad”, asegura Yukio Edano, portavoz del gobierno de Japón.

Se teme además que la elevada deuda del ejecutivo nipón protagonice una nueva escalada por culpa del tsunami del pasado viernes. En la actualidad, las deudas de Japón se elevan al 225% del PIB del país.

La bolsa de Tokio ha abierto hoy con una caída de más del 6% y algunos vislumbran un posible efecto dominó en los mercados bursátiles internacionales.

El buen estado de salud de la economía mundial depende en buena medida del bienestar de la economía del país del sol naciente, que sin embargo se enfrenta ahora a una recesión de consecuencias imprevisibles.

Por lo pronto, la devastación sembrada en Japón por el terremoto del pasado viernes ha obligado a paralizar toda su producción a las empresas de automoción Toyota, Nissan y Honda. Y también algunas fábricas de Sony y otras compañías se han visto obligadas a parar temporalmente su producción. En algunas fábricas ha habido fuertes explosiones y una refinería de petróleo de Cosmo Oil se llegó a quemar por completo, informa Spiegel.

Una fábrica de Sony fue tragada complemente por las olas, otras cinco corrieron mejor suerte. Pero el tsunami ha azotado con fuerza no sólo a las empresas niponas, sino también a las extranjeras, entre ellas la farmacéutica británica GlaxoSmithKline y la compañía agroalimentaria suiza Nestlé.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan ahora las compañías japonesas es la destrucción de infraestructuras. El terremoto se cebó particularmente con la región noreste de Japón, responsable del 8% del PIB del país. Aun así, también ha sufrido importantes daños la región de Kanto, a la que pertenece Tokio, y que genera hoy por hoy el 40% del PIB nipón.

Los analistas económicos de AIR Worldwide calculan que los costes del terremoto nipón podrían elevarse a los 34.600 millones de dólares. Estas estimaciones no incluyen, no obstante, los daños ocasionados por el tsunami. De lo contrario, las cifras serían “considerablemente más altas”, puntualizan los analistas.

 

Kinect se vende más rápido que el iPad y el iPhoneAnteriorSigueinteTodo listo para el OMExpo Madrid 2011

Noticias recomendadas