Anunciantes

"EL VINO NECESITA AL CORCHO TAL COMO NECESITA A LA BARRICA"

En la actualidad, existe una confusión entre la industria del vino y entre los consumidores respecto al uso del corcho para la fabricación de tapones de botellas de vino. De hecho, cuando un vino está en malas condiciones, generalmente se le echa la culpa al corcho, pero probablemente sea un error. El tan sonado TCA, el compuesto natural que causa el llamado "sabor y olor a corcho", es el causante de esta confusión y desinformación en el sector. Carlos de Jesús, director de marketing y comunicación de Amorim Corchos, empresa manufacturera de tapones de corcho, explicó en la Federación Española del Vino las medidas que la empresa ha tomado para combatir el TCA.

Antes que nada cree fundamental que el sector esté informado y que la prensa haga conocer el problema real a los consumidores, ya que la mayoría de la gente no sabe con certeza qué es el TCA. Son las siglas de 2,4,6 tricloroanisol que se aloja en materiales como el corcho, la tierra o la madera, se reproduce en presencia de calor y humedad y es volátil en presencia de vapor. A partir de esto, se creyó que el ozono lo podría erradicar, pero ello es sumamente difícil.

El TCA se mide en nanogramos, por lo tanto, para poder estudiarlo se necesita de tecnología punta, la cual requiere de una inversión fuerte. Amorim ha apostado por esta investigación y a partir de ella ha ideado una serie de políticas de gestión de riesgo y de calidad a través de medidas tanto preventivas como curativas. De Jesús no duda en afirmar que las medidas preventivas son las más importantes, a pesar de que las curativas sean las que acaparen los titulares de prensa. Gracias a sus investigaciones y avances tecnológicos, la empresa ha logrado reducir la presencia del TCA en porcentajes que rondan el 80%. Ahora venden más tapones que nunca y en mejores condiciones que nunca.

Carlos de Jesús asegura que el gran competidor de los tapones de corcho no son los tapones de plástico, sino un mal tapón de corcho. En la industria hay muchas pequeñas empresas fabricantes que no cuentan con las medidas necesarias para cumplir con los estándares de calidad, lo cual hace que la credibilidad en el corcho se vea mermada. Aunque a nivel técnico el plástico no aporta nada al vino sino todo lo contrario, los consumidores muchas veces prefieren botellas con tapones de este material. Está comprobado que los vinos con tapones de plástico tienen niveles de oxidación mucho mayores que los que usan tapones de corcho, pero muchas veces por razones de puro diseño, el consumidor se ve atraído por estos productos, que finalmente no vuelven a comprar porque el sabor no es el mismo.

Amorim Corcho controla el 25% del mercado de España y Portugal, fabricando un promedio de 3.000 millones de tapones al año. Grupo Amorim es una empresa portuguesa que cuenta, además de su división de corchos, con Amorim Inmobiliaria, Amorim Vino y Alimentació y Amorim Hoteles y Casinos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir