líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

AnunciantesElon Musk Tesla Apple

Apple tuvo la posibilidad de echar el guante a Tesla

Elon Musk admite que trató de vender Tesla a Apple, pero le dieron calabazas

"En los días más negros del programa del Model 3, contacté a Tim Cook para discutir la posibilidad de que Apple comprase Tesla por una décima parte de nuestro valor actual", asegura Elon Musk.

Elon Musk Tesla Apple

Autor de la imagen: Heisenberg Media

Hace un par de días emergía la noticia de que Apple estaba trabajando en un vehículo eléctrico que echaría a rodar en la carretera en el año 2024.

Sobre tan sorprendente noticia (parecía a bote pronto que la empresa de la manzana había arrojado la toalla en el ramo de la automoción) se ha pronunciado también Elon Musk. A su juicio, la incursión de Apple en la fabricación de automóviles eléctricos sería algo «extraño, si es verdad».

Pero las declaraciones del empresario sudafricano han ido más allá y el CEO de Tesla ha admitido que hace años intentó vender sin éxito su empresa a la compañía de la manzana.

«En los días más negros del programa del Model 3, contacté a Tim Cook para discutir la posibilidad de que Apple comprase Tesla por una décima parte de nuestro valor actual», asegura Musk. Sin embargo, el CEO de Apple «se negó a aceptar un reunión», apostilla.

Musk ha dicho, por otra parte, sentirse extrañado por los planes de Apple para dar una vuelta de tuerca «radical» al diseño de baterías para automóviles eléctricos que reduciría no solo los costes sino que aumentaría también la autonomía de los vehículos.

De acuerdo con algunos medios estadounidenses, la batería de Apple estaría basada en un diseño “monocélula” que le permitiría introducir más «material activo» y, al estar fabricada con litio-ferrofosfato, se sobrecalentaría también menos.

Musk cuestiona la veracidad de algunas de las informaciones sobre el nuevo coche de Apple

El CEO de Musk puntualiza en todo caso que Tesla «está ya utilizando ferrofosfato para los coches de medio alcance producidos en nuestra factoría en Shanghái». De todos, se trata de «una monocélula electroquímicamente imposible, puesto que el máximo voltaje es aproximadamente 100 veces más bajo», enfatiza.

Según las informaciones que han visto la luz en las últimas horas al otro lado del charco, Apple tendría en talleres un automóvil autónomo para consumo masivo.

Sin embargo, y consciente del desafío que supone fabricar desde cero un coche para el gran público, la empresa de la manzana estaría barajando la posibilidad de vender simplemente su tecnología de conducción autónoma a fabricantes automovilísticos que ya operan actualmente en el mercado.

De esta forma, Apple podría fabricar su coche en colaboración con la compañía canadiense Magna, que se precia de ser el mayor productor de componentes automovilísticos del mundo y diseña y monta vehículos completos para marcas como BMW.

Si Apple se lanza efectivamente a la fabricación de coches eléctricos autónomos, tendrá enfrente a un auténtico titán. Tesla es a día de hoy el fabricante automovilístico con mayor valor de mercado del mundo (unos 659.000 millones de dólares), muy por delante de empresas como Toyota o Volkswagen.

¿El tiempo es oro en publicidad? Examinado la eficacia de los spots de 6 y 15 segundosAnteriorSigueinteBurger King ofrece a su Community Manager para ayudar a pequeños restaurantes

Noticias recomendadas