Anunciantes

A Elon Musk no le gustan los coches voladores de Uber

A Elon Musk los coches voladores de Uber le provocan vértigo (y también espanto)

elon muskEl tráfico, cada vez más denso y asilvestrado, es uno de los más importantes retos a los que se enfrentan las grandes ciudades con la vista puesta en el futuro. Pero, ¿qué hay que hacer para meter el tráfico en vereda en las grandes urbes?

Unos ponen la mirada en el cielo para solventar el problema del tráfico y otros apuestan, en cambio, por todo lo contrario y creen que las respuestas están bajo tierra.

Entre aquellos que optan por soluciones de altos vuelos para poner coto al tráfico en las grandes ciudades está Uber. Dara Khosrowshahi, CEO de Uber, anunció hace unos días en Tokio (Japón), que UberAir, el esperado servicio de taxis voladores de la startup estadounidense, saldría del cascarón antes de lo previsto, en un plazo de entre 5 y 10 años.

Como Airbus y Kitty Hawk (compañía que cuenta con el respaldo de Larry Page), Uber está trabajando en una flota de vehículos voladores con la intención de transportar pasajeros y depositarlos en las azoteas de los edificios y otros lugares donde sea posible la construcción de helipuertos.

Sin embargo, y pese a que la idea de los coches voladores hace a algunos muchísimo tilín (quizás porque echa raíces en lo que hemos visto decenas de veces en el cine de ciencia ficción), a otros les provoca espanto. A este grupo está adscrito precisamente Elon Musk, que además de liderar Tesla es fundador y CEO de The Boring Company, una empresa que apuesta por los túneles subterráneos como método alternativo de transporte.

Cuando Khosrowsahi viajó al país del sol naciente la semana pasada, no pudo evitar soltar un dardo envenenado contra los ambiciosos planes de Musk: “Para qué excavar túneles cuando puedes volar”.

Ante tan provocadoras declaraciones, el bueno de Musk decidió entrar al trapo y se descolgó a través de Twitter con estas palabras: “Si te gusta que los drones vuelen por encima de tu casa, te encantará que haya un gran número de coches voladores sobre tu cabeza que son mil veces más grandes y más ruidosos, y que hacen que todo aquello que no está clavado en el suelo se vuele cuando aterrizan”.

Posteriormente Khosrowshahi recogió el guante y no tuvo inconveniente en contestar a Musk (en un tono claramente amigable) a través de Twitter: “Desafío aceptado. La tecnología de las baterías ha mejorado (gracias a Elon Musk) y, pertrechados de múltiples y más pequeños rotores, los vehículos voladores serán más eficientes y evitarán en gran medida la contaminación acústica y atmosférica”.

La “discusión” quedó abortada con este comentario, pero lo que está claro que Musk y Khosrowshahi tienen visiones diametralmente opuestas sobre la manera de aplacar los problemas que el tráfico en las grandes ciudades porta actualmente sobre los hombros.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir