Anunciantes

A Google le sale caro el caso de Andy Rubin

Los empleados de Google se rebelan contra las políticas de la empresa

El objetivo pasa por conseguir que, en estos casos, el arbitraje fuese opcional para que los trabajadores cuenten con más opciones en su defensa.

me_tooAlphabet, la empresa matriz de Google, se ha visto salpicada por la polémica. El motivo lo encontramos en una demanda interpuesta por algunos de sus accionistas con el objetivo de que se produzcan cambios reales en el funcionamiento de su junta directiva a la hora de solucionar acusaciones de acoso.

El origen de esta situación nos hace remontarnos a octubre de 2018. En este mes se produjo la salida de la empresa de Andy Rubin por "conducta inapropiada". Y lo hacía con una compensación económica de 90 millones de dólares.

Todo apunta a que Rubin habría estado implicado en caso de acoso sexual a otra empleada de la compañía.

Según las investigaciones realizadas por The New York Times en base a documentos confidenciales, Google protegió a Andy Rubin mediante un acuerdo silencioso. Este recogería una salida voluntaria de la compañía a cambio de los 90 millones de dólares sin que esta nunca fuese vista como un despido.

Los empleados de Alphabet no se han quedado de brazos cruzados ante esta situación. Por ello han organizado una serie de protestas el martes 15 de enero en varias redes sociales.

A través de unas cuentas de Twitter e Instagram han ido publicando testimonios sobre personas que han sido víctimas de acoso sexual, así como de expertos en la materia.

El objetivo de este bombardeo informativo es hacer público este tipo de situaciones dentro de las empresas. Se trata de crear una conciencia generaliza sobre las situaciones que se suceden en las empresas amparadas por la letra pequeña de los contratos de los altos cargos.

El objetivo final es llegar ante el Congreso para que actúe y se comiencen a exigir cambios reales.

Vicki Tardif, lingüista del departamento del equipo de búsquedas de Google y responsable de la huelga de la compañía en Massachusetts, “no se trata de un problema único de Google”.

"No se trata de un problema único de Google"

Destaca en declaraciones concedidas a The Verge que este tipo de salidas pactadas y silenciadas, así como otras muchas cláusulas existentes en las empresas, ha sido duramente criticadas por el movimiento #MeToo.

Una práctica que deja desamparadas a las víctimas y protege a los culpables obligando a las primeras a presentar sus quejas dentro de la empresa en vez de poder acudir a un tribunal público.

Los empleados de Google en huelga han publicado contratos de empresas como Facebook o Uber que incluyen cláusulas que dejan en desventaja a los trabajadores.

El objetivo de este movimiento es conseguir que las cúpulas directivas cambien sus políticas para hacer que el arbitraje fuera opcional a la hora de tratar acusaciones de acoso o agresión sexual.

En caso de que las empresas aceptasen estas modificaciones los trabajadores contarían con la opción de acudir a la Justicia a la hora de buscar la reparación de los daños causados.

Un ejemplo más de todo el camino que aún les queda por recorrer a las nuevas empresas tecnológicas a la hora de hablar de transparencia en materia de derechos e igualdad laboral.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir