líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Empresas italianas y británicas se disputan el uso de la marca Lambretta

Hace  apenas un mes se anunciaba en Italia el relanzamiento de la Lambretta, el scooter que dio réplica a la Vespa durante 25 años hasta que la muerte de su creador, el ingeniero y empresario Ferdinando Innocenti, llevó la fábrica a un rápido cierre. Ahora, las demandas de movilidad urbana están volviendo a potenciar el uso de este tipo de vehículos, por lo que la noticia ha sido recibida con simpatía. Sin embargo, se ha desatado una lucha empresarial a muerte entre una serie de compañías que aseguran tener los derechos de utilización de la marca.

Según informa El Mundo, la empresa que ha presentado los prototipos de la nueva Lambretta (denominada LN125 o LS125, según la versión) es Clag International Ltd, que incluso tiene ya distribuidor en España. Sin embargo, un denominado Lambretta Consortium asegura que los derechos son suyos y tacha de falsificación los scooter que se acaban de presentar.

Para poder comprender todo este emborllo de las licencias hay que remontarse a los hechos que sucedieron tras la muerte de Ferdinando Innocenti, en 1966. Su hijo Luigi Innocenti fue incapaz de mantener el negocio familiar y acabó cerrando la producción de Lambretta y del triciclo comercial Lambo en 1971 para, a continuación, vender la maquinaria y los derechos sobre ambas marcas a la india Scooters India Ltd (SIL) en 1972.

En 2006, SIL concedió una licencia para el uso de la marca comercial Lambretta, que ya no utilizaba, a una compañía inglesa llamada Fine White Line Ltd (FWL). Cuatro años más tarde ésta concedió a su vez sublicencias para el uso de la marca a las empresas Motom Electronics Group (MEG) y Clag International LTD (CLAG). Pero miesntras tanto se había constituido el Lambretta Consortium (LC), que acoge a FWL y a dos filiales suyas, la británica Lambretta Scooter Ltd (LST) y la irlandesa Lambretta Licensing Ltd (LLL).

Todas ellas se han lanzado a una cruzada contra CLAG y MEG, amenzando a sus suministradores , distribuidores y asociados para la producción de estas motos. FWL adquirió la licencia de SIL y, por lo tanto, Lambretta Consortium puede hacer uso de ella. Además, asegura que CLAG y MEG no abonaron todos los derechos. Éstas han llevado el asunto a los tribunaes italianos y han logrado tres sentencias sucesivas favorables a la utilización de la marca italiana.

 

El 72,3% de los establecimientos de alimentación ofrece productos de "marcas blancas"AnteriorSigueinteLinkedIn cambia su política de privacidad para obtener más beneficios por publicidad

Noticias recomendadas