Anunciantes

En la trastienda de la victoria de Apple sobre Samsung en los tribunales: hablan los miembros del jurado

En la trastienda de la victoria de Apple sobre Samsung en los tribunales: hablan los miembros del juradoEl pasado viernes un jurado de un tribunal de San José (California) dictaminaba que Samsung debía pagar a Apple más de 1.000 millones de dólares en concepto de indemnización por haber vulnerado varias patentes de la empresa de la manzana para la fabricación de sus smartphones y tabletas. Este veredicto histórico fue tomado por siete hombres y dos mujeres, algunos de los cuales están compartiendo ya con medios de comunicación como Cnet o The Wall Street Journal los vericuetos de una decisión que podría marcar un antes y un después en el mercado de la telefonía móvil. Es el caso, por ejemplo, del jurado de Manuel Ilagan, que asegura en declaraciones a Cnet que la decisión no fue ni mucho menos fácil. Hubo varias discusiones acaloradas entre los nueve miembros que integraban el jurado, explica Ilagan. Aun así, en la mayor parte de puntos a dirimir en el caso, “todos nos pusimos rápidamente de acuerdo”, matiza.

Uno de los puntos que causó mayor controversia entre los miembros del jurado fue determinar si Samsung había plagiado o no los característicos iconos que aparecen en la home del iPhone y del iPad de Apple. Después de discutir largamente sobre este asunto sin ningún resultado, uno de los miembros del jurado cogió un dispositivo de Apple y otro de Samsung, los encendió y los mostró a todos los presentes. Tras este gesto, todos los miembros del jurado estuvieron de acuerdo en que, pese a que Samsung había modificado el diseño de los iconos en sus dispositivos móviles, la idea original partía claramente de Apple. Otro punto polémico fue el relativo al scroll y al zoom sobre la pantalla para agrandar las imágenes de los dispositivos móviles de ambas compañías.

En el veredicto del jurado tuvieron, en todo caso, una influencia decisiva los emails intercambiados entre diferentes ejecutivos de Samsung. En estos correos, los ejecutivos de la compañía surcoreana hablaban de características del iPhone que querían reproducir en sus propios dispositivos. “Ésta fue una prueba contundente”, recalca Ilagan. Una prueba que fue además reforzada con un diagrama que mostraba el diseño de los teléfonos de Samsung antes y después del aterrizaje en el mercado del iPhone.

Durante el juicio, varios ejecutivos de Apple estuvieron presentes físicamente en la sala, mientras que los directivos de Samsung hablaron siempre por videoconferencia. “Tuve la sensación de que no respondían a ninguna de nuestras preguntas, sino que se limitaban a eludirlas. Este comportamiento no ayudó probablemente a los ejecutivos de Samsung”, dice Ilagan.

De todos modos, el jurado no estuvo ni mucho menos desde el principio de parte de Apple. La mayoría de los miembros del jurado llegaron al juicio sin un posicionamiento claro sobre ninguna de las partes implicadas en el proceso. De hecho, algunos de los argumentos de Apple fueron desestimados durante la celebración del juicio. Durante el mismo los abogados de la compañía de Cupertino alegaron que las formas rectangulares con esquinas redondeadas eran una de las principales señas de identidad de sus productos, pero el jurado desoyó, sin embargo, este argumento.

El jurado estaba integrado por siete hombres y dos mujeres, algunos de los cuales tienen fuertes vínculos con el sector tecnológico. El presidente del jurado, Velvin Holgan, es dueño de una empresa que en su día solicitó una patente y ganó la demanda en los tribunales. En el jurado estaba también presente un director de proyectos de AT&T que ayudó a calcular la indemnización que Samsung debía pagar a Apple, un ingeniero y cuatro empleados de empresas tecnológicas como Intel.

En total los miembros del jurado distribuyeron a Apple y a Samsung un catálogo de 20 páginas con cientos de preguntas. Después, y tras 21 horas de trabajo distribuidas en tres días, el jurado tomó una decisión: Samsung era culpable de haber vulnerado seis de siete patentes de Apple. La empresa de la manzana, por su parte, no había incurrido en la violación de ninguna de las patentes de la empresa surcoreana.

El veredicto del jurado dictamina que Samsung deberá pagar a Apple 1.050 millones de dólares en concepto de indemnización. La compañía de Cupertino había solicitado en principio una cifra de 2.500 millones de dólares, pero puede que termine recibiendo una indemnización aún más elevada. Puesto que Samsung habría plagiado de manera premeditada las patentes de Apple, la juez responsable del caso podría triplicar la indemnización impuesta en un principio por el jurado a la compañía surcoreana.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir