Anunciantes

En los productos de muchas marcas cosméticas hay agazapadas sustancias potencialmente cancerígenas

marcas cosméticasSon económicos, sumamente resistentes y no desencadenan alergias, pero los aceites minerales utilizados en los productos cosméticos traen también un buen puñado de inconvenientes bajo el brazo.

¿El principal inconveniente? Que los aceites minerales esconden a veces en sus entrañas sustancias potenciales cancerígenas, los denominados MOAH (Mineral Oil Aromatic Hydrocarbons) o hidrocarburos aromáticos.

La organización alemana de consumidores Warentest ha puesto recientemente bajo la lupa 25 productos cosméticos de diferentes marcas (NIVEA, Dove, Bio-Oil, Schwarzkopf y Scholl, entre otras) y ha concluido que todos ellos contienen MOAH.

En los productos analizados, que van desde los cosméticos para bebés a los champús, pasando por los protectores labiales, Warentest ha hallado hidrocarburos aromáticos en una proporción de entre un 0,005% y un 9%.

Especialmente problemática es la presencia de MOAH en los productos labiales, ya que los hidrocarburos aromáticos presentes en este tipo de cosméticos terminan en gran parte en el estómago del usuario. Por esta razón, Warentest desaconseja expresamente al consumidor la utilización de productos labiales fabricados con aceites minerales.

No es la primera vez que el uso de los aceites minerales desata la polémica. En 2012 Warentest llevó una investigación que determinó que el chocolate de los tradicionales calendarios de Adviento contenía aceites minerales.

En algunos alimentos es posible que sustancias potencialmente nocivas para la salud acaben siendo transmitidas a la comida a través de los envases, puesto que los aceites minerales se utilizan habitualmente en la impresión a color de tales envases.

Las autoridades europeas para la seguridad alimentaria determinaron en su día que los hidrocarburos aromáticos eran efectivamente potencialmente cancerígenos y que su consumo era, por lo tanto, motivo justificado de preocupación.

La legislación comunitaria en materia de productos cosméticos prohíbe (con algunas excepciones) la utilización de sustancias cancerígenas. En este sentido, las marcas cosméticas no deberían poder utilizar MOAH para la elaboración de sus productos, pero la UE no fija los niveles máximos de hidrocarburos aromáticos que son admisibles en los cosméticos.

En su informe Warentest analiza también la presencia de los denominados MOSH o hidrocarburos saturados de aceites minerales en los productos cosméticos. Esta sustancia no es potencialmente cancerígena, pero hay estudios científicos que determinan que puede almacenarse el tejido adiposo humano. Los MOSH pueden acabar causando la formación de pequeños coágulos en el hígado, el bazo, los ganglios linfáticos y otros órganos, aunque estos coágulos no se traducen en principio en problemas para la salud.

Pese a que las conclusiones del estudio de Warentest no invitan precisamente a la tranquilidad, los expertos llaman a la calma y aconsejan al consumidor no dejarse llevar por el pánico. En declaraciones a Spiegel, Andreas Luch, del Instituto Federal de Análisis de Riesgos (BfR) de Alemania, recuerda que los aceites minerales llevan utilizándose durante décadas en la industria cosmética sin haber desencadenado problemas sanitarios. Advierte, no obstante, que el que uso de MOAH conlleva riesgos y que hay que hacer lo posible para reducir su presencia en los productos cosméticos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir