Anunciantes

Ryanair declara una caída del 20% en sus beneficios

En pleno conflicto laboral, Ryanair declara una caída en sus beneficios del 20%

La aerolínea low cost irlandesa Ryanair declara una caída del 20% en sus beneficios en pleno conflicto laboral con sus tripulantes de cabina.

RyanairLos próximos 25 y 26  de julio, los tripulantes de cabina de Ryanair protagonizarán el mayor paro laboral de la historia de la compañía, con movilizaciones convocadas en España, Italia, Portugal y Bélgica. Con este complejo marco de fondo, la compañía de origen irlandés ha presentado sus resultados correspondientes al primer trimestre fiscal. Y las noticias no son demasiado buenas.

Ryanair ha declarado una caída en su beneficio después de impuestos de un 20%, situándose en los 397 millones de euros. Una caída que se produce pese a una subida de los ingresos del 9% (1.910 millones). La aerolínea low cost acusa de estos resultados al impacto de la subida en el precio del petróleo, el alza de los costes laborales, el descenso de las tarifas y, también, las huelgas, según Expansión.

"Si estas huelgas innecesarias siguen dañando la confianza, los precios y la rentabilidad en ciertos mercados, tendremos que revisar nuestra planificación para la temporada de invierno, lo que podría suponer reducciones de flota en esas bases operativas y la pérdida de empleos", advertía Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair.

Tan solo en España, 1.800 tripulantes de cabina están llamados a la huelga. Los tripulantes solicitan una mejora en las condiciones laborales, ajustándose a la normativa vigente en materia de contratación en cada país, además del reconocimiento de un sindicato que negocie un convenio colectivo. Según O'Leary, la compañía no está preparada "para cumplir peticiones que no son razonables y que comprometerán tanto nuestras tarifas económicas como la elevada eficiencia de nuestro modelo".

Por ello, pronostica más huelgas. Por su parte, el sindicato Sepla ha anunciado que demandará a la empresa dirigida por O'Leary por mantener a 800 pilotos bajo la legislación irlandesa.

La compañía también señala la existencia de un efecto calendario, al repartirse la Semana Santa entre marzo y abril. A pesar de ello, la compañía cumplió con sus previsiones y superó los pronósticos de los analistas levemente. Pero los inversores no han reaccionado de forma positiva. Sus acciones han caído un 6,75%, colocándose en los 14,5 euros. Además, ha arrastrado a competidores como Lufthansa, Air France-KLM, IAG o easyJet.

Te recomendamos

TAPTAP

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir