líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

AnunciantesMiguel Ángel Fernández, director de marketing de LG

Entrevista a Miguel Ángel Fernández (LG)

"Los millennials y la generación Z son los más comprometidos con el medio ambiente", Miguel Ángel Fernández (LG)

Hablamos con Miguel Ángel Fernández sobre el movimiento Smart Green de LG y la importancia de la sostenibilidad para los consumidores.

La sostenibilidad se ha convertido en un imperativo para las marcas por la mayor demanda e importancia que le dan los consumidores. Las compañías quieren involucrarse en este ámbito para mostrar su compromiso y lo hacen mediante iniciativas que respaldan el medio ambiente. Es el caso de la compañía LG Electronics, que ha impulsado el movimiento ‘Smart Green’.  

Este tiene como objetivo contribuir a la reducción de las emisiones del CO2 a través de la reforestación con tecnología inteligente. La finalidad: mitigar los efectos del calentamiento global. Para conocer mejor el impacto que ha tenido este proyecto y los siguientes pasos que va a dar hemos hablado con Miguel Ángel Fernández, director de marketing de LG.

El movimiento ‘Smart Green’ experimentó un acelerón en 2020, ¿a qué se debió?

2020 ha sido un año muy importante para el proyecto, ya que desde LG abrimos el movimiento ‘Smart Green’ y sus reforestaciones a todas aquellas empresas que se quieran sumar a nuestro reto. Entendimos que yendo solos podíamos alcanzar números notables de árboles plantados, pero que si todo el tejido empresarial aúna fuerzas, el sueño de reforestar 47 millones de árboles en España puede ser una realidad en el medio plazo.

De ahí que creáramos el Gran Pacto Verde de las Empresas, al que se han unido ya una docena de compañías de todos los tamaños y sectores, como Alsa, Ibercaja o Siro Foods. Gracias a este Gran Pacto, plantamos el pasado octubre 2,5 millones de árboles en la Sierra de Gata y este 2021 iniciaremos más reforestaciones conjuntas en Aragón o Murcia.

Uno de los objetivos que se ha marcado el proyecto para 2021 es el de seguir creciendo. ¿Cómo pretenden dar esos próximos pasos, en relación a las estrategias de marketing y publicidad?

‘Smart Green’ pretende ser un movimiento social, en el que instituciones, empresas y ciudadanos colaboremos desinteresadamente y por el bien común de reforestar España, con el fin de poder absorber el CO2 que genera nuestro estilo de vida. Nuestro objetivo principal este año es abrir el Movimiento Smart Green a más sectores de la sociedad y sobre todo a uno muy concreto: los jóvenes.

Los millennials y la generación Z se muestran como los más comprometidos con el medio ambiente y los más concienciados no solo para actuar directamente en la protección del planeta, sino también en exigir la misma concienciación a las marcas que consumen. Al igual que hemos sumado ya al proyecto a empresas e instituciones, es el momento de darle a los jóvenes la oportunidad de participar en el Movimiento Smart Green.

Aunque este sea un proyecto con una marca detrás, es completamente altruista y cree firmemente en unos objetivos que repercuten en toda la sociedad, con lo que queremos contar con las nuevas generaciones para accionarles en este sueño conjunto.

Han elegido tres de los ODS marcados por la ONU, acción por el clima, vida de ecosistemas terrestres y alianzas para lograr los objetivos. ¿Por qué han seleccionado estos puntos y no otros? ¿En qué acciones concretas se ven reflejados los mencionados compromisos?

Son los tres ODS que mejor representan ‘Smart Green’. Nuestra atmósfera está alcanzando unos niveles de CO2 insostenibles, de no-retorno, que están provocando alteraciones climáticas irreversibles y la desertificación progresiva de nuestro planeta. En LG, como expertos en tecnología, sabemos que la única tecnología capaz de absorber el CO2 sobrante de la atmósfera son los árboles. De ahí que apostemos por la reforestación de España. 

Esta reforestación la llevamos a cabo con drones, semillas inteligentes y big data, no solo para multiplicar la efectividad del plantado sino para contribuir al segundo de los ODS que hemos escogido: vida de ecosistemas terrestres. En todas las plantaciones que realizamos no solo nos limitamos a plantar árboles, sino que seleccionamos semillas de arbustos y otros vegetales, todos autóctonos, con el fin de recuperar los ecosistemas de una forma integral y sostenible. 

Por último, el tercer ODS hace referencia a la vocación que comentaba antes de convertir Smart Green en un movimiento totalmente trasversal que aúne a todo tipo de entidades y particulares.

¿De qué manera se relacionan la tecnología inteligente, LG y la protección del medio ambiente?

LG es una de las 5 compañías del mundo que más invierte en tecnologías verdes. Nuestro compromiso es desarrollar los productos más eficientes energéticamente en cada una de las categorías en las que estamos presentes. Esta eficiencia no se traduce solo en ahorro para el consumidor en su factura de la luz, que a largo plazo puede hasta ser mayor que el precio inicial del producto, sino que supone también muchas menos toneladas de CO2 emitidas al año.

La protección del medioambiente está así intricada directamente en nuestro ADN y se refleja en muchas de las decisiones corporativas que tomamos como empresa. 

Una de las líneas de LG es animar a particulares, instituciones y empresas para que realicen un cambio en beneficio del planeta. ¿Cuáles son sus herramientas para conseguirlo?

La primera fase ha de ser siempre la concienciación del momento crítico en el que se encuentra nuestro planeta ahora mismo. En esta concienciación jugamos un papel fundamental todo el departamento de marketing, tanto para comunicar desde nuestras plataformas propias como para insertar estos mensajes en nuestras comunicaciones pagadas y ganadas.

Respecto a las propias, hacemos un esfuerzo por mantener a Smart Green y el medioambiente como prioridades comunicativas durante todo el año, de forma que los impactos sean consistentes y sostenidos en el tiempo. Sin embargo, no solo vale con concienciar, sino que la sociedad ha de pasar a la acción para combatir el cambio climático. Esta activación solo se consigue poniendo en relevancia todas las acciones reales que organizamos desde LG para demostrar que nuestro reto va muy en serio.

¿Cuál es el principal reto, a nivel comunicación, que puede tener una campaña vinculada a la sostenibilidad? 

El reto ‘Smart Green’ nació con la vocación de tratar de invertir la inmensa mayoría de sus recursos disponibles en plantaciones. Eso sin duda afecta a la velocidad de la difusión del proyecto, ya que contamos con pocos medios pagados. Queremos dar ejemplo: por encima de todo hay que actuar, hacer, plantar y haciendo pretendemos lograr una comunicación enfocada en claros y concretos ejemplos, a día de hoy hemos reforestado ya 4 millones de árboles y ese es nuestro principal orgullo.

La principal dificultad que tiene un plan de comunicación de un proyecto de RSC es la cada vez mayor cantidad de iniciativas de sostenibilidad lanzadas a la vez por parte de todas las empresas. Lo que en sí es una excelente noticia, ya que refleja la incipiente preocupación por lo sostenible de todos los sectores económicos, también supone un reto a la hora de intentar que el proyecto propio sea relevante en todos los canales. Por ello es importante ser muy consistentes con el mensaje, reducirlo lo máximo posible para que llegue de forma simple y directa a todos los stakeholders y hacerles conscientes del problema de fondo que el proyecto pretende combatir, de forma que se vean directamente afectados como sociedad y no como sujetos ajenos a él. 

Por otro lado, el presupuesto de las campañas de sostenibilidad puras ha de ir dirigido en el mayor porcentaje posible al fin del proyecto y no a su difusión. Contar con presupuestos de marketing muy limitados para contar estas iniciativas es un gran desafío al que nos enfrentamos los departamentos de las empresas, pero también hace mucho más gratificante lograr resultados notables en todos los medios a nuestro alcance.

Una encuesta realizada por Appinio este año dejó entrever que el 56% de los españoles afirma que cada vez más las marcas fingen preocuparse por el medio ambiente. ¿Cuál cree que es la raíz del problema y de qué modo se podría combatir ese escepticismo?

La única forma de alejarse del puro greenwashing y ganar credibilidad como actor sostenible es mostrar que las intenciones del proyecto se materializan en acciones reales, con números y resultados medibles y directos. El Movimiento Smart Green ha plantado ya más de 4 millones de árboles de forma totalmente altruista y persigue un sueño, totalmente factible si involucramos a toda la sociedad, de llegar a plantar 47 millones al año, uno por cada habitante.

Además, todas las empresas ya toman medidas sostenibles, en mayor o menor grado, para reducir al máximo el impacto de su actividad comercial en el ecosistema. Sin embargo, en lo que nosotros llamamos «Sostenibilidad 2.0», las compañías han de ir un paso más allá y dar el salto a actividades de las que no se ven directamente beneficiadas económica o reputacionalmente, lejos de su ámbito de negocio para contribuir de forma real en el freno al cambio climático. Estas actividades que no redundan en ahorros financieros o en resultados comerciales son las que de verdad dan empaque y credibilidad a una estrategia global de RSC.

Martians promoverá la candidatura de Barcelona como Ciudad de la Arquitectura en 2026AnteriorSigueinteVodafone Giants presenta su nuevo roster de League of Legends

Noticias recomendadas