líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Buscando la confianza (perdida) en las marcas desesperadamente

¿Está la confianza en las marcas en peligro de extinción? 5 maneras de resucitarla

No es ningún secreto que la confianza del consumidor en las marcas se está deslizando por una escarpada pendiente hacia abajo. Aun así, esa confianza no está perdida del todo (y puede recuperarse).

confianzaLa confianza se ha erigido en uno de los temas más importantes de nuestro tiempo. La confianza en el gobierno, la confianza en los medios y la confianza en las marcas están en boca de todos. Y si hacen correr litros y litros de saliva, no es porque estén en su momento más boyante (más bien todo lo contrario).

Lamentablemente la confianza está en caída libre desde hace tiempo. El miedo que la gente siente por el futuro y por el papel que el gobierno, los medios y las marcas asumirán en ese futuro (quizás lóbrego) que aguarda a la vuelta de la esquina están detrás del declive de la confianza.

Para revestirse de nuevo la confianza las organizaciones en general y las marcas en particular deben tratar de colocar en la balanza (de manera cuidadosamente equilibrada la competencia y la ética).

La languideciente confianza del consumidor en las marcas puede cobrar renovados bríos si las compañías hacen suyos los consejos que disecciona a continuación Branding Strategy Insider:

1. Pensar en las personas directamente involucradas con la marca y no tanto en los accionistas

Es obvio que los accionistas son importantes (son los que ponen el dinero, al fin y al cabo). Pero es vital que las marcas reconozcan también en el impacto de sus acciones en sus clientes, sus empleados y sus comunidades más cercanas.

El éxito a largo plazo está en buena medida a merced de la mejora de los beneficios y del impacto positivo de las marcas en las comunidades en las operan (de las dos cosas a la vez).

3. El CEO tiene ejercer de líder

En su papel de líderes los CEOs deben hincar el diente aquellos temas que metamorfoseados a menudo en miedos se interponen entre las marcas y la ansiada confianza por parte del consumidor.

Los CEOs están obligados a dejar el miedo en la puerta y hablar abiertamente de temas (a priori espinosos) como el cambio climático, la inmigración, la diversidad, la inclusión y la automatización en el lugar de trabajo.

En los tiempos polarizados que corren los CEOs deberán, eso sí, medir sus palabras en relación con estos temas para no dar la impresión de que su postura es excesivamente partidista y excluyente (como si fuera imposible el entendimiento con la parte contraria).

3. Hay que escuchar a los empleados

Cada vez más empleados desean poner su granito de arena para dar forma al futuro de la sociedad (algo que no está necesariamente en manos de unos cuantos «peces gordos»).

Más allá de escuchar lo que tienen que decir sus trabajadores, los empresas deben procurar a éstas estructuras organizativas que hagan posible la consecución de objetivos globales con relevancia local.

4. Alentar la «brand democracy»

Los consumidores desean que las marcas hagan más por el mundo en el que han decidido echar raíces. Y quieren también que esas marcas les representen y se preocupen por los mismos temas por los que ellos mismos se sienten interpelados personalmente.

Conscientes de que los gobiernos son incapaces de hacer realidad el cambio que ellos buscan y de que los medios mienten a menudo descaradamente, los consumidores han dejado la pelota en el tejado de las marcas (que deben por supuesto asumir el complicadísimo reto que les ha adjudicado su clientela).

5. Abrazar la colaboración

Es evidente que el sistema que rige hoy por hoy los designios del mundo no funciona adecuadamente a ojos de la mayor parte de los consumidores. Un nuevo sistema se dibuja, por lo tanto, en el horizonte y ese sistema podría nacer quizás de la colaboración entre marcas, gobiernos, medios y ONGs. Quizás solo así sea posible el cambio real que con tantísimo ahínco busca el mundo antes de irse al garete para siempre.

María Ocaña se incorpora al equipo de Spark Foundry como Account ManagerAnteriorSigueinteEsta "orgullosa" valla publicitaria es también un armario y está para salir de él por la puerta grande

Noticias recomendadas