Anunciantes

¿Galletas para bebés con un 25% de azúcar?

Estas (azucaradas) galletas para bebés se llevan el premio al mayor "bulo" marketero del año

Estas (azucaradas) galletas para bebés se llevan el premio al mayor "bulo" marketero del añoHay pocos premios que los afortunados (o afortunadas) no reciban con los brazos abiertos. Y “Der Goldene Windbeutel”, el galardón que concede todos los años la asociación alemana de consumidores Foodwatch a la mayor mentira publicitaria del año, es definitivamente uno de esos premios de los que (desafortunados) galardonados huyen como de la peste.

A través de una encuesta online en la que han participado más de 73.000 consumidores Foodwatch ha decidido hacer entrega del infausto “Der Goldene Windbeutel” a las galletas para bebés de la marca Alete.

Esta compañía vende sus galletas como producto adecuado para bebés de más de ocho meses, a los cuales pretende “enseñar a mordisquear”. ¿El problema? Que lo hace echando por tierra las recomendaciones de los médicos.

Estas (azucaradas) galletas para bebés se llevan el premio al mayor "bulo" marketero del año

Según los datos que obran en poder de Foodwatch, las galletas para bebés de Alete albergan en sus entrañas un 25% de azúcar (una cantidad desorbitada que promueve claramente la caries entre los lactantes).

“Alete se beneficia de su imagen positiva entre los padres para hacer caja a costa de los más pequeños de la casa”, denuncia Sophie Unger, de la organización Foodwatch.

Por su parte, la marca Alete, que en 2014 fue vendida por Nestlé a la empresa BWK, ya ha tomado cartas en el asunto y a principios de noviembre (cuando supo que sus galletas optaban al controvertido galardón de Foodwatch) anunció que en el futuro éstas dejarían de indicar en su packaging que eran “aptas para bebés”.

A juicio de Unger la medida adoptada por Alete es, sin embargo, claramente insuficiente. Y cree que Alete se ha aprovechado claramente del vacío legal en lo referente a los alimentos para bebés para engañar obscenamente al consumidor, por lo reclama a las autoridades llenar urgentemente ese vacío legal.

Foodwatch lleva haciendo entrega del premio “Der Goldene Windbeutel” desde el año 2009. Entre los productos que han tenido el “honor” de echar el guante a esta distinción destacan los yogures Actimel de Danone (2009), un sándwich de leche de Ferrero (2011) y un té instantáneo para niños de Hipp (2012).

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir