Anunciantes

Evian se sube al deshonroso podio del packaging más abyectamente mentiroso del año

Las estanterías de los supermercados están atestadas de productos exquisitamente engalanados con envases que se las ingenian para concitar todas las miradas.

Sin embargo, ¿cuánto de verdad hay en el packaging de los productos que tienen a bien cegarnos con sus luces de león desde los estantes de los puntos de ventas? Muy poca (a veces).

Los consumidores están lógicamente al tanto de los embustes en los que incurren muchísimas marcas a la hora de dar forma a sus envases. Es el caso de la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo (Alemania), que elige todos los años los envases más mentirosos del año con la intención de que, con un poco  de suerte, a las marcas se les caiga la cara de vergüenza.

Con un 38,3% de los votos (depositados por un total de 23.400 participantes), el packaging más mentiroso del año en esta singular entrega de “antipremios” ha sido el de la célebre marca francesa de agua mineral Evian.

¿El motivo de tan deshonroso título? Durante el último año la filial de Danone ha reducido su botella de 1,5 litros a apenas 1,25 libros y, no contenta con semejante tropelía, ha tenido la osadía de subir el precio al producto.

En algunos supermercados, según cifras manejadas por la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo, la subida aplicada al precio del producto ha llegado al 50%. “Muchos consumidores han considerado lógicamente desvergonzado este abrupto incremento en el precio del producto”, explica Armin Valet, portavoz de este organismo.

A juicio de Valet, la súbita escalada en los precios de Evian supone abusar claramente de la confianza del consumidor. “A la hora de comprar productos de marcas conocidas, el consumidor no siempre se fija con atención en el precio porque, al haber marcas de prestigio detrás, éstas cuentan a priori con la confianza del cliente”, recalca Valet.

La medalla de plata de los inusitados “galardones” de la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo ha recaído, con un 35,1% de los votos, en manos de los cereales chocolateados de Nestlé Choco Crossies. En el “éxito” de este producto ha influido, como en el del caso de Evian, las reducciones aplicadas por Nestlé a su envase. En el transcurso del último año los Choco Crossies, que antaño tenían un peso de 160 gramos (y hace algunos años de 200 y 180 gramos), han visto reducido su cantidad a 150 gramos.

Por si fuera poco, los Choco Crossis de Nestlé han visto “inflado” su precio durante el último año (pasando en algunos establecimientos de los 1,79 euros a los 2,09 euros). Aunque la multinacional suiza achaca la subida en el precio al incremento del precio del cacao, lo cierto es que este producto cuesta hoy lo mismo que en 2010.

A la tercera plaza del podio de los envases más mentirosos han logrado subirse las patatas de sabor paprika Crunchips de la marca Lorenz (10,1%). En el transcurso de los últimos doce meses este producto ha visto menguado su tamaño en 25 gramos, lo cual no ha impedido que su precio se haya incrementado en un 15%.

La lista de la ignominia de la Asociación Central de Consumidores de Hamburgo la completan los Papá Noel de chocolate de Milka (9,3%) y la sala especial para pasta Mirácoli (7,2%).

En 2016 Milka ha aplicado reducciones al peso de sus diferentes figuras de chocolate de Papá Noel, pero no ha bajado su precio. En una práctica similar ha incurrido Mirácoli, cuyas salsas han bajado 130 gramos de peso durante el último año y su “adelgazamiento” no se ha visto reflejado, sin embargo, en el precio.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir