Anunciantes

La historia de 5 logos emblemáticos

El fabuloso storytelling que hay tras las bambalinas de 5 icónicos logos

Los logos Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks tiene la vitola de legendarios. Y para conocerlos un poco mejor, nos zambullimos a continuación en sus orígenes.

logosForman parte sin ningún género de dudas de la pasarela donde lucen "palmito" los logos más famosos del mundo. Hablamos de los icónicos emblemas de Apple, Adidas, Amazon, Nike y Starbucks.

Aun así, y pese a que estos cinco logos están arraigados con muchísima fuerza en el día a día del consumidor, muy pocos están al tanto de las singulares historias que hay parapetadas tras sus orígenes.

En los orígenes (no tan conocidos) de estos cinco logotipos se zambulle precisamente Horizont y estas son las conclusiones de su paseo por la historia:

1. Adidas (1990)

Pocos hay que no conozcan las características tres rayas de Adidas. En las primeras zapatillas emergidas de las fábricas de la célebre marca deportiva alemana esas tres rayas (confeccionadas con cuero de color negro) estaban pensadas parar conferir estabilidad extra al calzado.

Sin embargo, cuando Adolf Dassler, fundador de Adidas, vio las zapatillas en el terreno de juego y desde la distancia, fue consciente de que las tres rayas de marras eran un fenomenal elemento de reconocimiento para su marca.

Aun así, Dassler tuvo primero que comprar los derechos de las tres rayas a la firma deportiva finesa Karhu antes de echar el lazo (y esta vez con todas las de la ley) a las que han terminado convirtiéndose en el factor más diferencial de su marca.

Desde su fundación allá por 1949, Adidas se ha colgado del brazo de 16 logos diferentes para sus distintas divisiones (en función del target con el que pretenden conectar sus productos). Aun así, todos los logotipos tienen en común su simplicidad y su habilidad para agarrarse como lapas se la memoria del consumidor.

2. Apple (1977)

Que una manzana mordida acabaría convirtiéndose en el símbolo de la marca más valiosa el mundo es algo que nadie (a excepción del bueno de Steve Jobs) hubiera creído posible hace cuatro décadas.

En sus inicios el logo de Apple pretendía ser un homenaje a Isaac Newton, al que una manzana le sirvió de fuente de inspiración para la ley de la gravedad. El logotipo primigenio de la empresa de la manzana mostraba, de hecho, a Newton y, provisto de una tipografía de reminiscencias vintage, era a todas luces excesivamente complejo.

Al final el logo de Apple se simplificó y acabó metamorfoseándose en una simple manzana. En torno al origen del característico mordisco de la manzana de Apple hay varias teorías.

Según la biografía de Steve Jobs, el diseñador Rob Janoff puso en manos de Apple dos posibles versiones de su logo (uno con mordisco y otro sin él). Y al parecer Jobs se habría decantado por la manzana incompleta porque la huérfana de mordisco era, a su juicio, extraordinariamente similar a una cereza.

Además, el palabra inglesa “bite” (mordisco) es muy parecida a “byte” (una unidad de medida en el universo de la informática) y para Apple habría tenido, por lo tanto, todo el sentido del mundo colgarse del brazo de la manzana mordida.

De acuerdo con otra teoría, Apple habría hecho suyo el logo de la manzana mordida porque era así más adaptable al diseño de los ordenadores de la firma estadounidense y también a la tipografía de sus anuncios.

3. Nike (1971)

El mítico logo de Nike fue alumbrado originalmente por Carolyn Davidson, una estudiante de diseño de 28 años que cobró apenas 35 euros por el diseño. Al parecer, Philip Knight, fundador de Nike, no quedó demasiado satisfecho con el trabajo de Davidson. Y sólo su determinación a dar por fin el pistoletazo de salida a su compañía (sin más dilaciones) hizo que Knight acabara aceptando el logo de Davidson, el denominado “Swoosh”.

Detrás de cómo se gestó el logo (inicialmente desdeñado) de Nike hay una historia extraordinariamente hermosa. Nike, el nombre con el que Knight decidió bautizar a su compañía, era la diosa griega de la victoria. Puesto que Nike era habitualmente retratada volando y provista de alas, Davidson quiso reproducir los gráciles movimientos de la diosa con el logo “Swoosh”.

“Swoosh” significa además silbido, susurro, el sonido supuestamente emanado del movimiento de las alas de Nike.

Cuando se hizo evidente que la creación de Davidson había sido todo un triunfo, la diseñadora fue recompensada con un paquete de acciones en Nike.

4. Amazon (2000)

Pocas veces una flecha ha sido portadora de un significado tan profundo como en el logo de Amazon. La flecha conecta en el logotipo la A con la Z para dar cuenta de lo amplísimo que es el portfolio de la famosa tienda online.

La flecha en el logo de Amazon da cuenta además de la filosofía en cuanto a logística de la que es deudora la compañía (capaz de llevar cualquier pedido a cualquier lugar). Es precisamente esa filosofía la que hace feliz a los clientes de Amazon y esa felicidad queda reflejada de algún modo en la flecha ligeramente curvada de logo de la compañía (y similar de alguna manera a una sonrisa).

El nombre de Amazon hace referencia asimismo al Amazon, el río más caudaloso del mundo, lo cual pone de manifiesto el afán de liderazgo (de dimensiones globales) de la empresa capitaneada por Jeff Bezos.

5. Starbucks (1971)

La célebre cadena de cafeterías fue fundada en Seattle, una ciudad famosa por su puerto y su industria portuaria. Precisamente por ello, por las conexiones con el mar de su ciudad natal, Starbucks eligió a una sirena de doble cola para su logo.

De acuerdo con la mitología griega, la sirena de doble cola era un ser híbrido que con su subyugante canto, sus pechos al descubierto y la obscena posición de sus extremidades, atraía a los marinos con la intención de matarlos.

Con el tiempo, y consciente de que su logo era quizás demasiado atrevido, Starbucks acabó cubriendo los senos desnudos de la sirena de su logotipo con el cabello (justo a tiempo para su salida a bolsa).

Aun así, Starbucks permaneció siempre fiel a la sirena de su logotipo (modificado por última vez en 2011) porque ésta le reportaba dos importantes ventajas: diferenciaba a la compañía de sus rivales (pertrechados casi siempre de logos de tonos marrones) y enfatizaba el valor de la marca que había detrás. Y es quienes se pasean por las calles con un vaso con el logo de Starbucks en la mano son dueños de alguna manera de un estatus ligerísimamente superior al del resto de los mortales.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir