Anunciantes

El ubicuo 'ta-dum' de Netfix aburre al consumidor con su omnipresencia

Por qué el famoso "ta-dum" de Netflix ha reventado los tímpanos de sus usuarios de tanto escucharlo

Cuando el consumidor es confrontado con el sempiterno "ta-dum" que se reproduce automáticamente antes de los contenidos de Netflix, el atractivo emocional del famoso servicio de vídeo en streaming se desploma un 10%.

netflixEl branding de una marca es un puzle hecho a base de incontables piezas y todas y cada una de ellas contribuyen a revestirla de personalidad.

Los logos sonoros tienen, por ejemplo, el poder de invocar sentimientos extraordinariamente fuertes (tanto negativos como positivos) en el consumidor. Sin embargo, determinados emblemas auditivos pueden llegar a extenuar al cliente de tanto escucharlos de manera reiterada en el tiempo. Así lo concluye al menos un reciente estudio de Man Made Music y Sentinent Decision Science.

Fijémonos, por ejemplo, en Netflix. Los lazos emocionales del consumidor con esta marca son en términos generales extraordinariamente fuertes (y dejan a la altura del betún a otras muchas marcas). Sin embargo, cuando el consumidor es confrontado con el sempiterno "ta-dum" que se reproduce automáticamente antes de los contenidos de Netflix, el atractivo emocional del famoso servicio de vídeo en streaming se desploma un 10%.

El informe de Man Made Music y Sentinent Decision Science atribuye la asociación negativa que hay solapada al característico logo sonoro de Netflix a la sobreexposición pura y dura. Al fin y al cabo, en los últimos meses los consumidores han invertido más tiempo que nunca en la plataforma de vídeo en streaming.

"El hecho de que el emblema auditivo de Netflix se haya sobreexpuesto tanto y lo haya hecho sin modificación alguna últimamente lastima de alguna forma el atractivo emocional de la marca", asegura Lauren McGuire, presidenta de Man Made Music.

El tirón emocional del logo sonoro de Netflix se ha gastado de tanto escucharlo en los últimos meses

Para mermar la fatiga emanada de la sobreexposición de su logotipo sonoro Netflix debería haberlo actualizado o bien haber reducido su presencia en su plataforma, enfatiza McGuire.

En su investigación Man Made Music y Sentinent Decision Science pulsaron además la respuesta emocional del consumidor a la identidad sonora de marcas como American Express, Honda, Intel, MasterCard y McDonald’s.

Y la conclusión es que los logos sonoros que mejor funcionan son aquellos que, por su estructura musical, mejor se ajustan a los turbulentos tiempos que corren y ofrecen a quien los escucha cierta esperanza (exenta de complacencia) en lo que está por venir sin cruzar la frontera de la algarabía (fuera de lugar en estos momentos).

En cambio, las marcas que se cuelgan del brazo de identidades sonoras excesivamente jubilosas (McDonald's y Old Spice) no consiguen conectar tan bien con el consumidor en la nueva realidad que ha brotado de la pandemia del coronavirus.

A la luz de los resultados de la investigación de Man Made Music y Sentinent Decision Science parece que las marcas deben tomarse la molestia de testar de manera constante sus emblemas auditivos para realizar en ellos las modificaciones oportunas y adaptarlos a la situación actual. Y si no hay tiempo para acometer tales modificaciones, es recomendable tratar de rebajar el nivel de exposición del logo sonoro.

Te recomendamos

Inspirational

Criteo

Informa

Samsung

Compartir