Anunciantes

Foodwatch nomina a los aspirantes a la marca alimentaria "más mentirosa del año"

Como viene haciendo desde hace años, la organización Foodwatch da a elegir a los consumidores entre cinco candidatos, a los que pueden votar hasta el 18 de junio, para decidir quién ha difundido "la mentira publicitaria más desvergonzada del año", según informa W&V.

Y los nominados son: la margarina Becel pro-activ de Unilever, el té Landlust de ciruela amarilla y pera de Teekanne, el preparado de carne picada con proteínas vegetales Viva Vital de Netto, la cerveza sin alcohol Clausthaler Classic de Radeberger y los tés instantáneos para niños pequeños de frutas, frutas del bosque y melisa-manzana de Hipp. Uno de estos cinco productos alimenticios será coronado como "el más mentiroso del año".

La argumentación de la organización de consumidores Foodwatch en el caso particular de Becel pro-activ es que "debería solamente ser vendido en farmacias y por receta médica". Según dice el representante de Foodwatch Oliver Huizinga, dejando aparte el hecho de que Unilever no ha investigado el efecto positivo para el riesgo de infarto de corazón, se añadieron esteroles vegetales altamente concentrados para disminuir el colesterol. Unilever asumió que lo saludable sana los valores en sangre.

En el caso de Teekanne Landlust, de ciruela amarilla y pera, se trata de té de frutas aromatizado, ya que los protectores del consumidor no han hallado ni rastro de frutas en el producto. La marca Netto, con su Viva Vital posicionado como muy sano, no puede sumar puntos en Foodwatch con su carne picada. La indicación en el envase de “30% menos de grasa” se consigue simplemente mediante el estiramiento de la carne, por otro lado, con demasiada grasa. “Ese 30% de carne se reemplaza con una barata mezcla de agua resistente al corte gracias al trigo”, comparte Foodwatch. Y, además, para ello, el producto es más de un 30% más caro que la carne picada normal.

Clausthaler Classic, de Raderberger, debe aceptar el reproche de Foodwatch de ser solamente “baja en alcohol”: los protectores del consumidor midieron un 0,45% de alcohol, lo que supone demasiado para ser “sin alcohol”.

Y Hipp no fue a parar a muy buen sitio: el fabricante de alimentación infantil, que anuncia constantemente la calidad de los ingredientes y su buen nombre, echa (según Foodwatch) cerca de dos terrones y medio de azúcar en una taza de 200 ml. de té para niños. Los tés instantáneos de frutas, frutas del bosque y melisa-manzana se recomiendan para los niños pequeños, pero Huizinga cree que “el marketing responsable debe ser diferente”.

En 2011, el primer premio a la marca más mentirosa del año se lo llevó Ferrero con sus sánwiches de leche, que contenían más calorías que un trozo de pastel de nata, y en 2010 y 2009 consiguieron este dudoso galardón el Monte Drink, de Zott, y el Actimel de Danone, respectivamente.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir