líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Hasta el metaverso y más allá: el futuro de las marcas en la era emancipada de las pantallas

AnunciantesLas marcas deben aprender a redefinir las experiencias que ofrecen al consumidor

Los retos de las marcas en un mundo sin pantallas

Hasta el metaverso y más allá: el futuro de las marcas en la era emancipada de las pantallas

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El número de interacciones que van más allá de las pantallas no para de pegar el estirón y no es sino el heraldo de la nueva era emancipada de las pantallas que se avecina.

Muchas marcas no ven más allá de las redes sociales y la publicidad a la hora de comunicarse con un cliente que va siempre un paso por delante y espera (con razón) mucho más por parte de ellas. El consumidor no quiere entablar contacto con las marcas única y exclusivamente a través del smartphone, el tablet o el portátil. Y desea disfrutar de sus productos y servicios de manera interactiva con los cinco sentidos.

Si desean realmente satisfacer las exigentes expectativas del cliente, las marcas deben agasajarle con experiencias fluidas, contextualizadas y data-driven. Y las plataformas enfocadas al metaverso que existen ya a día de hoy constituyen un fenomenal laboratorio de pruebas para las marcas ávidas de prepararse para el futuro que está por venir.

El futuro ya está aquí y el metaverso y otras tecnologías son su heraldo

En China los clientes de KFC pueden ya pagar, por ejemplo, con su sonrisa. El sistema «smile to pay» brinda al consumidor una experiencia supurante de emoción que no hace sino espolear la lealtad de marca.

Los voz y los controles apoyados por los gestos están también cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana. Siri y Alexa se han abierto paso ya en prácticamente todos los hogares. Apoyándose en los controles de voz la gente puede, por ejemplo, programar el despertador, navegar por la programación en su televisor inteligente y activar su aspiradora. Y con los nuevos modelos de Apple Watch determinadas acciones pueden activarse con simples gestos operados con las manos, tal y como recoge Meedia.

Otrora anclados a la ciencia ficción, los universos virtuales han dejado de ser un tabú. En su «flagship store» de Nueva York Nike zambulle a sus clientes en una excitante experiencia virtual. Pertrechados de gafas de realidad aumentada y con la ayuda de códigos QR, los clientes se embarcan en la búsqueda de tesoros ocultos en la tienda. Nike está además presente en Roblox, donde hace unos meses inauguró Nikeland, y cuenta asimismo con la plataforma Nike Virtual View.

El número de interacciones que van más allá de las pantallas no para de pegar el estirón y no es sino el heraldo de la nueva era emancipada de las pantallas que se avecina. En un futuro no demasiado lejano las consumidores sonreirán a sus marcas favoritas, compartirán ideas con ellas y disfrutarán de ellas en entornos virtuales.

Teniendo en cuenta estos precedentes el diseño de interfaces se encaminará de manera impepinable hacia el nuevo paradigma Zero UI. En los años venideros la gente se comunicará con las marcas valiéndose de sus sentidos o navegando en universos virtuales y las empresas deberán dar necesariamente una vuelta de tuerca a su propia percepción.

La metamorfosis de las marcas en servicios

En la nueva era emancipada de las pantallas que se avecina las interacciones con las marcas irán más allá de la venta de productos para poner el foco en servicios imbricados sin fisuras en las necesidades cotidianas del consumidor. En el futuro, por ende, las marcas deberán contemplarse a sí mismas sobre todo y ante todo como servicios. Y para ello deberán amalgamar conocimientos procedentes de toda amalgama de disciplinas: desde al análisis de datos al desarrollo de software pasando por el diseño industrial.

Además, será necesario que el mundo de los consumidores y el mundo de los productos y servicios se fusionen en un único cosmos. Para ello las marcas deberán analizar y comprender en primer lugar el contexto en que se utilizan sus propios productos y servicios para a continuación poner en primer plano experiencias relevantes que acontecen en el momento adecuado y en el entorno apropiado.

Elevando la «customer experience» a un nuevo nivel

El metaverso ofrece al consumidor toda una miríada de interacciones de nueva hornada que abren la puerta a innovadoras y rompedoras experiencias de marca. Con la ayuda de gafas de realidad virtual el cliente puede visitar «showrooms» y tiendas, probar nuevos productos e incluso diseñarlos a su antojo.

Esto pone al alcance de las marcas oportunidades jamás exploradas hasta la fecha: fantásticos universos 3D y fórmulas de «storytelling» completamente ajenas a los límites. Por esta razón grandes marcas como Gucci, Balenciaga, Nike o adidas se han subido ya al tren del metaverso. Y muy pronto más firmas seguirán su ejemplo.

En este nuevo contexto las marcas deberán evaluar qué aspectos de los nuevos universos virtuales resultan relevantes para ellas, cómo prevén estar allí presentes y qué efectos tendrán estos desarrollos en sus propias experiencias. Las marcas deberán prepararse además para la nueva era involucrando en todo momento de manera activa al consumidor en el proceso.

Las interacciones entre marcas y consumidores deberán colocar a una y otra parte al mismo nivel. Y para retener a largo plazo al cliente las marcas deberán conocer al dedillo sus necesidades a fin de brindarle experiencias personalizas, únicas y en constante desarrollo.

 

Nielsen presenta una nueva herramienta que mejora la medición de campañas digitalesAnteriorSigueinteEn este spot Alexa cabalga hasta el Salvaje Oeste para subtitular a los "cowboys"

Contenido patrocinado