Anunciantes

Girlboss o cómo construir una marca en torno a una persona

Girlboss: cuando las marcas se construyen utilizando las personas a modo de ladrillos

"La definición que cada uno tiene del éxito es diferente", asegura Sophia Amoruso, fundadora de la firma textil Nasty Gal y de la marca personal Girlboss.

girlbossCuando tenía apenas 23 años Sophia Amoruso creó al amparo de eBay Nasty Gal, una firma de moda que se convertiría poco después en uno de los retailers más jóvenes (y envidiados) en todos los rincones del planeta.

La vida parecía sonreírle a Amoruso, pero en 2016 las cosas se torcieron y Nasty Gal se declaró en bancarrota. Amoruso no borró, sin embargo, la sonrisa del rostro y construyó en torno a su persona una poderosa marca personal, la emanada de su propia y exitosa autobiografía: #Girlboss.

El libro en el que Amoruso relataba sus vivencias personales y profesionales protagonizó un éxito tan sonado que Netflix posó los ojos en él y lo acabó convirtiendo en una serie.

Toda una maestra en el arte del “personal branding”, Amoruso se ha dejado caer esta mañana por la conferencia Online Marketing Rockstars, donde ha sido entrevistada por Philipp Westermayer.

A juicio de Amoruso, Girlboss es una marca derivada de redefinición de su propio éxito (tornado después momentáneamente en fracaso).

De todos modos, los éxitos cosechados por Amoruso no fueron jamás planificados. “Jamás me marqué como objetivo convertirme en CEO de una firma de moda”, confiesa. “Di a luz a dos marcas totalmente por accidente”, admite.

“La definición que cada uno tiene del éxito es diferente”, indica. Cuando alumbró su segunda “criatura”, la marca Girlboss, Amoruso tenía en mente a todas aquellas mujeres que ni son ni aspiran a convertirse en Sheryl Sandberg.

Desde el punto de vista de Amoruso el poder de las relaciones es absolutamente decisivo a la hora de generar marcas (y más cuando éstas se construyen en torno a las personas). “Nunca sabes el efecto que terminará teniendo en tu carrera una persona a la que conociste cuatro años antes”, dice.

Un lugar donde las relaciones son las absolutas protagonistas (sin algoritmos de por medio) son los grupos de Facebook, unos grupos que tienen un destacadísimo papel en Girlboss, la marca personal de Amoruso. “Las marcas deben construirse utilizando las conversaciones a modo de ladrillos”, subraya.

Más allá de abrir muy bien las orejas, para la construcción de una marca de éxito es preciso tener confianza, aprender rápido, utilizar el sentido común, optimizar y adaptarse de manera permanente a los cambios, indica Amoruso.

Las marcas son, de acuerdo con Amoruso, medios y ganan fuerza (en forma de tráfico) sobre todo y ante todo a través del SEO y de las ubicuas Instagram Stories, en las que Girlboss se mueve pez en el agua.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir