líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El debate centrado en la figura del 'rider' de aplicaciones como Deliveroo y Glovo

Glovo, Deliveroo y las plataformas de reparto: un modelo laboral que pide a gritos una regulación

Repasamos la situación en la que se encuentra el debate sobre el modelo laboral de estas plataformas digitales y la propuesta presentada por las compañías y Adigital con el objetivo de establecer una nueva regulación.

Deliveroo y Glovo

El modelo laboral de las nuevas plataformas digitales de reparto a domicilio como Glovo, Deliveroo y Uber Eats ha sembrado un debate que, desgraciadamente, aún no ha llegado a buen puerto. La polémica suscitada se centra en los repartidores que se encargan de hacer llegar a los clientes los pedidos realizados a través de las aplicaciones, también llamados «riders», y la pregunta más repetida: ¿Son trabajadores asalariados o autónomos?

La respuesta, según las diferentes sentencias que han protagonizado las idas y venidas en torno a este nuevo sector de la era digital, aún no está clara a nivel judicial. Si bien en Barcelona un juez dictaminó por 5ª vez que no existe relación laboral entre Glovo y los repartidores, esta semana un juzgado de Madrid ha dado la razón a la Seguridad Social y a los más de 500 trabajadores demandantes de Deliveroo, determinando que los «riders» estaban sujetos a una relación laboral y, por tanto, son asalariados, y no autónomos.

Por su parte, la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), junto a sus miembros asociados Glovo, Stuart, Uber Eats y Deliveroo, ha presentado una Propuesta normativa en materia de trabajo en plataformas digitales, que aboga por calificar a estos profesionales como trabajadores autónomos, así como por revisar el régimen de TRADE.

Para conocer en profundidad los pormenores de esta solución que proponen las compañías, hemos entrevistado a José Luis Zimmermann, director de Adigital.

Sobre la última sentencia del Juzgado de lo Social nº 19 de Madrid, Zimmermann asegura que se trata de «una sentencia recurrible y que tendrá una continuidad», pero que no modifica en modo alguno su postura.

En cuanto a la propuesta que han presentado junto a sus compañías asociadas, explica: «Lo principal de esta propuesta es su filosofía. Hay una realidad, y es que en el marco normativo laboral vemos que la seguridad solo está en el lado del contrato laboral, mientras que si una persona opta por la flexibilidad, se enfrenta a una situación de menos dotación, con menos coberturas».

La figura del TRADE en España no se ha aprovechado lo suficiente

«Lo que proponemos es que por ley se cree una figura bajo una relación mercantil, no laboral, si se cumplen una serie de criterios. Uno de ellos es que el trabajador pueda ejercer esa relación de manera no exclusiva y con autonomía: elección de horarios, días, y forma en la que trabaja sin que haya ningún tipo de penalización».

La propuesta incluye, también, adaptar la figura del TRADE a la realidad digital y dotarla de mayores coberturas y protección. «Es una figura única en el ordenamiento jurídico occidental que en España no se ha aprovechado lo suficiente». En nuestro país hay alrededor de 9.000 personas en régimen de TRADE, en comparación con los más de 3 millones de autónomos. «Esta figura tiene que recibir el 75% de los ingresos de una única compañía. Lo que proponemos es que se baje este umbral o que se utilice un criterio que tenga que ver con el volumen de trabajo».

El texto de la propuesta hace referencia al modelo francés, un país en el que ha habido un diálogo por parte de los principales agentes sociales, la administración y las plataformas, y a través del que se ha llegado a un acuerdo, la denominada «Carta Social». «Este acuerdo establece una relación mercantil, no laboral. Ahora bien, las empresas que se acojan a este tipo de relación tienen que cumplir con una serie de beneficios y de coberturas que se ofrecen a los riders, buscando proteger a esas personas que buscan una flexibilidad en la forma de desempeñar su actividad», explica.

«No podemos seguir jugando con las herramientas de hace años para regular modelos absolutamente nuevos»

Sobre la importancia de estas compañías en la economía del país, José Luis Zimmermann asegura: «En el ámbito del delivery hay un cambio en cómo consumimos ciertas cosas, estas compañías representan más de 600 millones de impacto en el PIB, generando más de 14.000 puestos de trabajo en la oferta en la que intervienen, con más de 3 millones de usuarios. Creemos que hay una demanda a la que hay que dar respuesta. Hay que encajar todo esto en los marcos normativos, muchos de ellos que datan de hace más de 30 o 40 años».

Con respecto a los próximos pasos, el director de Adigital tiene claro que seguirán «insistiendo esta propuesta». «Nuestra esperanza es que se cree esa mesa de diálogo que ya ocurrió en Francia y en otros países». «Los gobiernos deben dejar de procrastinar en este ámbito. No podemos seguir jugando con las herramientas de hace años para regular modelos absolutamente nuevos».

Tras conocer la última sentencia del Juzgado nº19 de Madrid y la propuesta de Adigital en profundidad, el equipo de MarketingDirecto.com ha querido saber la opinión de los «riders», principales afectados por esta situación de incertidumbre. «Se trata de un trabajo de gran precariedad, solo para un tiempo determinado», afirmaba un repartidor. Sin embargo, ninguno de ellos ha querido salir en cámara ni ofrecer declaraciones. «Cada vez que alguno de nosotros habla, salimos en redes sociales», aseguraba otro de los compañeros.

Desde la plataforma Riders x Derechos, con el objetivo de defender los derechos de estos profesionales, los «riders» se unen para proponer una nueva aplicación y «alternativa responsable» en Barcelona, llamada Mensakas. Se trata, según cita su vídeo de presentación, de una «cooperativa de mensajería que dignifica el trabajo de los repartidores» y que busca financiación a través de la plataforma de crowdfunding goteo.org.

«Tras la sentencia que declara que efectivamente los trabajadores son falsos autónomos, pueden pasar dos cosas. O que se obligue a estas empresas a pasar por el marco legal, o que estas empresas, alegado que van un paso por delante de la ley, intenten adaptar la ley a su modelo», nos cuenta Nuria Soto, portavoz de la plataforma Riders x Derechos de la IAC.

Con su app Mensakas, pretenden «demostrar que es posible pagar los impuestos que tocan, que es posible tener a la gente asalariada y que es posible tener una aplicación innovadora y potente para funcionar a través de ella». La app comenzará a funcionar con una aplicación de código abierto hasta que desarrollen la suya, que esperan que salga antes de final de año. «Esperamos comenzar a realizar las pruebas este verano», explica Nuria.

Respecto a la propuesta de Adigital, afirma: «Lo que proponen ellos es que un autónomo sea autónomo por la flexibilidad, y que si ya tiene flexibilidad pueda ser considerado autónomo. Esto pone en peligro todos los derechos laborales que se han conquistado hasta hoy. Porque si la ley se adapta a este modelo, lo van a sufrir todos los demás sectores. Si no frenamos esto y obligamos a la gente a que pase por el marco legal, nos podemos encontrar a periodistas, camareros, etc., en la misma situación». Y añade: «Se está intentando legitimar la figura del falso autónomo«. La consecuencia, según explica Nuria, podría ser que «a partir de cierta flexibilidad todas las empresas conviertan a sus trabajadores en falsos autónomos o, si se legitima, en autónomos. Las empresas se ahorran toda la seguridad social y el trabajador es el que tiene que acarrear con todos los gastos que no le corresponden».

«Estas empresas están estafando millones y millones a la Seguridad Social. No solo a los repartidores, a todos. Porque esta lucha va más allá de los repartidores», declara. «Esperemos que no sea siempre el más desprotegido el que debe cumplir la ley», finaliza.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí.

 

Twitter emprende la cuesta hacia arriba en bolsa tras presentar sus últimos resultadosAnteriorSigueinteEste anuncio le invita a distraerse con la conducción (y no con su móvil)

Noticias recomendadas