Anunciantes

Greenpeace contra Nestlé: ¿el fin justifica los medios?

Greenpeace contra Nestlé: ¿el fin justifica los medios?La organización ecologista Greenpeace ha conseguido su objetivo. Desde que hace una semana lanzara una campaña viral contra Nestlé acusándola de contribuir a la deforestación de la selva virgen indonesia por utilizar aceite de palma para la fabricación de las chocolatinas Kit-Kat, la compañía agroalimentaria suiza está contra las cuerdas y se ha convertido en el blanco de todo tipo de críticas. Sin embargo, y mientras Greenpeace contraataca a Nestlé con un nuevo vídeo, surgen también algunas voces que recriminan a la ONG por la falta de escrúpulos y la excesiva agresividad de su campaña, informa Horizont.

En principio, y de cara al público general, los activistas de Greenpeace son contemplados como “los buenos” y los directivos del gigante de la alimentación Nestlé son, en cambio, “los malos”. No obstante, los expertos en relaciones públicas comienzan a tener sus dudas de que esto realmente sea así y alertan de que la Web 2.0 y las redes sociales están cambiando las relaciones de poder, decantando en ocasiones la balanza en favor del más débil.

Por ejemplo, Mirko Lange, director de la agencia alemana de relaciones públicas Talkabout, dice que la campaña de Greenpeace contra Nestlé le preocupa porque la organización ecologista busca con ella no sólo la máxima notoriedad sino también hacer daño de manera deliberada y sin ningún tipo de consideración a la empresa suiza. En opinión de Lange, “la actitud adoptada por Greenpeace es injusta, egoísta, ofensiva, dañina, polémica y manipuladora”. Además, “es una lástima que la ONG haya recurrido a las redes sociales para lanzar su campaña contra Nestlé. Es evidente que ha hecho un mal uso de estos canales y por culpa de malas prácticas como ésta, la nueva web social podría quedar en un futuro desacreditada”, concluye el director de Talkabout.

Por su parte, Greenpeace no entiende los reproches a su ataque viral contra Nestlé. “Es falso que queramos ensañarnos con Nestlé. Sabemos que no son los únicos responsables de la deforestación de la selva virgen indonesia”, puntualiza Corinna Hölzel, activista de la organización ecologista.

¿Si Nestlé no es la única culpable, por qué Greenpeace ha dirigido su campaña precisamente contra la compañía agroalimentaria suiza? Portavoces de la ONG explican que, antes de pasar a la acción, tratan de dialogar con las empresas, pero si las conversaciones caen en saco roto, es el momento de responder con una campaña pública. Y esto es lo que ha sucedido con Nestlé, que durante años se ha negado a rescindir su contrato con el polémico fabricante de aceite de palma Sinar Mas. “Se trata simplemente de ejercer presión”, subraya Björn Jettka, portavoz de Greenpeace.

Entretanto, la ONG no ceja en sus ataques contra Nestlé y ya ha lanzado un nuevo spot, en el que chocolatinas gigantes de Kit-Kat arrasan los bosques indonesios, destruyendo así el hábitat natural de los orangutanes. ¿Quién ganará finalmente en esta batalla de David contra Goliat? De momento parece que es el primero el que lleva la ventaja.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir