Anunciantes

GUCCI, LA MARCA DE LUJO MÁS CODICIADA DEL MUNDO, SEGÚN EL ESTUDIO GLOBAL DE NIELSEN

Gucci, estandarte del grupo francés PPR, es la marca de lujo más codiciada del mundo, según el estudio sobre marcas de lujo realizado por The Nielsen Company. Uno de cada cinco consumidores de todo el mundo afirma que, si el dinero no fuese un impedimento, entre todas las marcas de lujo optaría por comprar artículos de Gucci. La marca italiana resucitada por Tom Ford en los años 90 se convierte así en la más codiciada y ambicionada del mundo.

Chanel y Calvin Klein empatan en la segunda posición del ranking, según los resultados de la encuesta realizada a internautas de 48 países de todo el mundo. En tercera posición aparece Louis Vuitton, seguida de Giorgio Armani, Christian Dior y Versace, que aparecen igualadas en el cuarto lugar.

Comparando los resultados con el mismo estudio de hace dos años, entonces Gucci compartía el liderazgo de las marcas de lujo con Giorgio Armani, que ha bajado ahora a la cuarta posición del ranking. “Para Gucci es todo un logro permanecer a la cabeza de la tabla de las marcas de lujo más codiciadas”, señala Patrick Dodd, presidente de The Nielsen Company en Europa. “En los últimos dos años, Gucci ha conseguido mantener e incluso aumentar el valor de su imagen en un sector muy competitivo e inconstante. Lo ha conseguido incorporando los valores esenciales de la marca a todos sus productos, desde perfumes y gafas de sol hasta accesorios, joyas, bolsos y artículos de moda prêt-à-porter”, indica Dodd.

Diferencias Regionales
Si bien Gucci domina el ranking mundial, el estudio revela que existen grandes diferencias regionales entre las marcas de lujo, lo que refleja diferencias de moda y estilo de vida en todo el mundo.

Entre las marcas más deseadas en el mundo siempre y cuando el dinero no fuese un impedimento, dos de cada cinco consumidores chinos elegirían Chanel, y el 38 % de los rusos preferiría Christian Dior. Uno de cada tres consumidores rusos también afirma que compraría artículos de Versace y Prada. Dos de cada cinco habitantes de Hong Kong y de Filipinas optarían por Louis Vuitton, mientras que los consumidores de América Latina se inclinarían más por Giorgio Armani, Calvin Klein e Yves St Laurent. Y el 25% de los consumidores japoneses adquirirían productos de Hermes, siempre que el dinero no fuese un obstáculo.

Como región mundial, Norteamérica fue la que menos interés mostró por las marcas de lujo: un 35% de los consumidores afirmó que “no compraría ningún artículo de marca de lujo”, incluso en el caso de que el dinero no fuese una dificultad. Los consumidores holandeses (un 43%) y los noruegos (un 37%) encabezan el rechazo en todo el mundo, pues afirman que rechazarían comprar cualquier artículo de marca de lujo aun cuando el dinero no fuese un impedimento.

Calvin Klein y Giorgio Armani, las más deseadas por los españoles
Entre las marcas más deseadas por los españoles, las que desearían comprar si el dinero no fuera un impedimento, el ranking lo encabezan Calvin Klein y Giorgio Armani, que compraría el 30% de los consultados; seguidas de Versace, citada por el 24%; el 23% elegiría Chanel y Christian Dior; un 22%, Burberry; por el 20% que optaría por comprar productos de Ralph Laurent; el 19% cita a Gucci; un 18%, Emporio Armani; un 16%, Valentino; el 15%, Prada, Yves Saint Laurent y Louis Vuitton; un 14%, Diessel y DKNY; el 7% señala Hermes; un 6% a Givenchy; el 3% indica que le gustaría comprar productos de Max Mara, Ferragamo y Chloe; un 2%, Fendy y Marc Jacobs; y el 1%, de Celine.

El 15% de los españoles añade que compraría también productos de marcas de lujo locales si el dinero no fuera un impedimento; el mismo porcentaje de los que afirman que no comprarían ninguna de estas marcas incluso aunque el dinero no plantease ningún problema.

Las marcas de lujo en España
Según los datos del estudio, en España sólo el 13% de los consultados declara comprar marcas de lujo, cuatro puntos menos que la media europea; mientras el 41% afirma que no compra ninguna de estas marcas, seis puntos menos que la media del 47% de los europeos.

Con todo, el 34% indica que conoce gente que las compra. El 79% de los españoles piensa que estas marcas tienen un precio sobrevalorado, y sólo el 19% opina que su calidad es significativamente superior que el de otras marcas habituales. Es más, el 20% afirma que las imitaciones de las marcas de lujo son tan buenas como las reales. Eso sí, el 55% considera que usar marcas de lujo proyecta estatus social.

Por marcas concretas, el 22% de los españoles declara comprar productos de Calvin Klein; un 20%, de Burberry; el 18%, de Ralph Laurent; el 13%, de Giorgio Armani; el mismo porcentaje del 13% dice comprar Yves Saint Laurent; un 11%, Diesel; el 9% ha comprado algo de Christian Dior; también un 9%, de Chanel; el 8%, de Emporio Armani; un 8%, de DKNY; el 5%, de Gucci; el mismo porcentaje que declara comprar productos de Prada y de Versace; un 3%, de Givenchy y Louis Vuitton; y el 1% dice haber comprado algo de Hermes, Valentino y Max Mara.

El 19% de los encuestados en España señala además comprar productos de marcas de lujo nacionales, un porcentaje significativamente superior a la media europea del 11%. Los demás datos no se alejan excesivamente de las medias del resto de países europeos, destacando quizás la mayor introducción de Burberry, que afirma comprar el ya citado 20% de españoles, frente a la media del 6% de los europeos.

¿Quién compra estas marcas de lujo?
Uno de cada cuatro consumidores en el mundo (21 %) afirma comprar actualmente algún artículo de estas marcas de lujo y diseño.

El 3 % de los consumidores de los Emiratos Árabes Unidos y de Hong Kong afirman comprar productos de la marca Gucci. Estas dos pequeñas naciones, los Emiratos Árabes Unidos y Hong Kong, son las mecas del consumo más famosas del planeta, con lo que no es de extrañar que sus ciudadanos, consumidores preocupados por la imagen, se encuentren entre los mayores entusiastas de los artículos de lujo de la actualidad. “Ir de compras es un estilo de vida en estos países, y las marcas de lujo suponen una parte esencial del vestuario de su población, incluso si se manifiesta en forma de llavero”, declara Patrick Dodd. “El atractivo de las marcas de diseño de lujo sigue aumentando: una marca de lujo es sencillamente algo por lo que los consumidores, en particular aquéllos que se encuentran en mercados emergentes, están dispuestos a pagar un recargo considerable”, afirmó Dodd. Según la encuesta de Nielsen, un 25% de los consumidores en todo el mundo afirmó que las marcas de diseño tienen una calidad considerablemente superior a la de los productos estándar, y el 60% afirmó que la gente lleva marcas de diseño para proyectar un cierto estatus social.

Aun cuando la calidad es un factor clave claro a la hora de comprar artículos de marcas de lujo, no es suficiente. Una marca de lujo necesita vender sus valores esenciales de marca dentro de su imagen; los consumidores están dispuestos a pagar un recargo por participar en esta “imagen” reflejada en el diseño y filosofía de la marca.

Calvin Klein, Ralph Lauren y Diesel encabezan las listas de marcas de diseño que los consumidores de todo el mundo compran hoy en día. Estas marcas son más accesibles y asequibles para los consumidores que adquieren artículos de lujo por primera vez. Ofrecen el toque de distinción del “diseño” a un precio inferior en sus productos, desde perfumes hasta ropa interior o sencillas camisetas. Estas marcas también entienden que “es importante incorporar los valores de la marca a artículos más pequeños para atraer al consumidor”, ha dicho Dodd, “pues una vez que el consumidor disponga de un poder adquisitivo superior, pasará a adquirir productos más caros de la misma marca”.

Curiosamente, el 23 % de los consumidores en todo el mundo dijo que rechazaría las marcas de lujo internacionales para comprar artículos de “diseño local” de su país. La encuesta también desveló el fuerte apoyo a las marcas de lujo proveniente de los consumidores de la misma región. Los italianos coronaron las listas en cuanto a la adquisición de sus propias marcas se refiere, tales como Prada y Max Mara.

El futuro de las marcas de lujo
Según la encuesta de Nielsen, el 35% de los consumidores de todo el mundo afirmó que compraría un teléfono móvil si fuese de marca asociada a una marca de lujo: un sector del cual gigantes de la moda como Prada y Armani ya han sacado partido.

Uno de cada tres consumidores en el mundo afirmó que comprarían un portátil de marca vinculada a una marca de lujo, y uno de cada cuatro dijo que compraría una televisión de pantalla plana de “diseño”. “Hay un enorme potencial de mercado en el que las marcas podrán invadir todos los rincones del hogar y de la oficina”, ha afirmado Dodd. Uno de cada seis consumidores incluso afirmó que le gustaría adquirir reproductores de MP3 y electrodomésticos de marcas de diseño. “Los consumidores de los países emergentes de Europa, Oriente Medio y África, Asia y América Latina lideran, una vez más, la demanda de estos productos”, ha afirmado Dodd.

Entre los españoles, el 25% compraría un teléfono móvil de alguna de estas marcas; el 19%, un televisor; el 14%, electrodomésticos; el 13%, un ordenador; y el 12%, un MP3. Con todo, el 65% de los españoles consultados afirman que no compraría ninguno de estos productos si fueran de estas marcas de lujo.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir