Anunciantes

Findus se ve obligada a retirar sus lasañas de los supermercados tras hallarse carne de caballo en ellas

El escándalo de la carne de caballo parece que no ha hecho más que empezar. La Food Standards Agency (FSA) de Gran Bretaña ha iniciado una enorme acción de investigación de la carne contenida en productos alimentarios.

Según un artículo publicado por la versión británica de la revista Time, la FSA mandó analizar todas las comidas preparadas que oficialmente contuvieran carne de vacuno. La autoridad hizo público que en once de las 18 lasañas analizadas de la marca Findus había entre un 60% y un 100% de carne de caballo.

A pesar de que su ingesta no parece conllevar ningún peligro para la salud, la FSA ha recomendado no comer estos productos, ya que aún está pendiente de comprobar que no se ha utilizado el medicamento Phenylbutazon en los caballos utilizados para la carne, ya que los animales tratados con este medicamento no pueden consumirse por el ser humano.

Findus no ha tardado en reaccionar retirando todos sus productos relacionados con la lasaña de los supermercados, además de alertar a los consumidores de no ingerir estos productos pudiendo reclamar la devolución de su coste. Un portavoz de la marca declaró no creer que la salud de sus clientes esté en peligro además de disculparse públicamente en nombre de la marca “entendemos que éste es un tema muy peliagudo para nuestros clientes”.

Las lasañas de Findus son fabricadas por el grupo francés Comigel, lo cual ha llevado a cadenas de supermercados como Aldi o Tesco a retirar todos los productos de este fabricante de sus estanterías para “curarse en salud”.

La indignación con el sector alimenticio crece a nivel europeo tras encontrar carne de caballo en hamburguesas que rezaban “100% carne de vacuno”. La jefa de FSA habla de una “situación horrible en la que seguramente estén involucradas actividades criminales”.

Te recomendamos
En otras webs

reportaje atresmedia

Atresmedia

Highway to Sales

beon

Reportaje Manifiesto

Compartir