Anunciantes

La marca de ropa deportiva cuenta con su primer club de refugiados en Kenia

Hay una marca deportiva está mejorando la vida de los refugiados... y no es Nike, ni Adidas

Klabu, que significa club en swahili, es una marca de ropa deportiva que destina el 100% de sus ingresos a la construcción de clubes deportivos para refugiados en todo el mundo

marca deportiva refugiados

Existen en la actualidad 25,9 millones de refugiados en todo el mundo. La difícil situación de sus países, la guerra y la persecución, les obliga a abandonar sus hogares y, con ellos, todo lo que les rodea: sus amigos, su familia y sus pertenencias.

De esos casi 30 millones de personas, más de la mitad son niños menores de 18 años que pasan su adolescencia viviendo en difíciles condiciones en un campamento de refugiados. Pese a que allí pueden proporcionarles un techo donde dormir, alimentos, un apoyo educativo y atención médica, los más jóvenes no cuentan con la posibilidad de algo tan natural para los más pequeños como es jugar a diferentes deportes.

Queda claro que una actividad deportiva no va a solucionar sus problemas pero sí que puede ayudarles a crear relaciones con otros refugiados y con los habitantes locales que viven en las ciudades donde están esperando una vida mejor. Una forma de relacionarse y hacer que su vida personal mejore, aunque sea un poco. El problema es que no existen campos donde jugar, ropa deportiva o un equipo básico. Ahí es donde entra Klabu.

Klabu, que significa club en swahili, es una marca de ropa deportiva que destina el 100% de sus ingresos a la construcción de clubes deportivos para refugiados en todo el mundo. Se encargan de crear los lugares de juego y de construir clubs deportivos.

Un modelo de negocio sostenible

Su objetivo es establecer 10 clubes en los próximos 5 años, potenciando los deportes para 100,000 jóvenes refugiados alrededor del planeta. "Queremos ayudarlos a reconstruir sus vidas a través del deporte. Para que puedan hacer frente y conectarse en su camino hacia un futuro mejor", explican desde la compañía.

La idea es conseguir un impacto a largo plazo mediante un modelo de negocio sostenible, recaudando fondos al vender ropa deportiva de alta calidad.

La primera colección de la marca representa el club deportivo en el asentamiento Kalobeyei en el norte de Kenia. En este campo, 8.000 miembros se acercan hasta el club para practicar deportes y juegos, ponerse al día con viejos amigos y hacer otros nuevos. "Queremos ayudarlos a reconstruir sus vidas a través del deporte. Para que puedan hacer frente y conectarse en su camino hacia un futuro mejor", sentencian.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir