Anunciantes

Henkell se hace con la mitad de Freixenet por 220 millones de euros

Henkell se hace con el 50,7% de Freixenet a un módico precio

El grupo alemán Henkell se ha hecho con la mayoría de acciones de Freixenet a un precio muy inferior del esperado por las familias accionistas.

FreixenetHenkell, grupo alemán de vinos y espumosos ha adquirido el 50,7% de Freixenet por 220 millones de euros, valorándose la totalidad de la compañía en 440 millones. Esto supone un precio bastante inferior a los más de 500 millones que esperaban las familias accionistas de la compañía española de cava, según apunta ElConfidencial.com. Henkell ha decidido entrar en Freixenet por las sinergias que puede obtener en Alemania. Y es que el grupo alemán es allí distribuidor de todos los productos del fabricante español, lo que le ha animado a cerrar la operación a pesar de los graves problemas de gestión de Freixenet.

Desde Freixenet apuntan a que el procés independentista ha tenido mucho que ver en el recorte del precio, pero lo cierto es que  el precio pagado por Henkell, que ha tardado dos años en hacerse con la empresa catalana,  se debe más a los déficits de gestión, el bajo EBITDA y el posicionamiento más por precio que por calidad. A pesar de todo ello, la operación será una de las mayores del sector alimentario español durante el presente año.

Henkell no ha sido el único interesado durante estos dos años de duras negociaciones. También han participado actores como Agrolimen, Damm o E.J. Gallo, entre otros, todos ellos echados atrás por los problemas de rentabilidad y el elevado endeudamiento de la compañía catalana. Finalmente, un distribuir ha rescatado a su proveedor para mantener intacto su negocio en su propio país.

Los vendedores han sido la rama de la familia Hevia liderada por Enrique Hevia, que contaban con el 29% de las acciones. Junto a ellos, Pedro, Eduardo y Pilar Bonet, cada uno con un 7,25%.

José Luis Bonet, el actual presidente de Freixenet, ha optado por no vender el 7,25% de la compañía que mantiene en sus manos, reteniendo el puesto de presidente, aunque los nuevos propietarios nombrarán un consejero delegado que reordene la gestión. José María y Pedro Ferrer, que también se han negado a vender su 42%, se han garantizado puestos en el consejo de la nueva compañía.

Todo ello tendrá consecuencias negativas para la plantilla de la compañía, formada por 1.850 personas, y parqa los payeses que vendían la uva utilizada por la empresa. Y es que Freixenet marcaba el precio del sector del cava, por lo que ahora se endurecerán las negociaciones.

Freixenet opera actualmente en 17 países con un volumen de negocio anual de 535 millones, pero esta cifra solo ha venido acompañada de un crecimiento del 1% respecto al año anterior. La compañía catalana tiene muchas ventas, pero un escaso beneficio y ni con la economía en crecimiento logran despegar las cuentas. Esta es una de las principales razones del recorte de valoración de Henkell.

 

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir